Translate

Sunday, May 31, 2009

Elia Casillas




Jujuy


No quiero tequila pa´ mi luto
el mar extenso es pequeño
cuando su dedo viene a reprocharme
Hoy pa´ qué
esta llaga no tiene apuro
la cicatriz vendrá
el tiempo dio su promesa
y es hombre justo
Y pa´ qué
su amor pegó tan dentro
y pa´ nosotros no hay tintero
ni hoja limpia
Voy muriéndome seguido
el cuello levanto
pero la voluntad no toca el rostro
Hoy pa´ qué
esta caída no tiene fondo
su amor vino y fue
dejó dulce los muslos
y un adiós sin fecha
en el buzón de mi vida
-Destino
ahora no brindo
ven con tu espada
y quita esta cruz de la mano pa´ creer
que olvido no es fin
que el corazón perdió el último escudo
y aún respira-
Estoy
y en otro pie busco el siguiente paso
en púa que dilata heridas
Entonces pa´ qué tragos
si el cuerpo está ebrio
y no circula




Navojoa Sonora, Octubre 3 del 2005
Ushuaia

Elia Casillas



Si mira este cuerpo
silencio
sólo silencio enraizado
como si un río taciturno
viviera en mis pensamientos
Y ese sendero de pronto hueco sin fin
con su figura errante sin usted
Y yo
con el pecho quebrado en suspiros
En la pasión de la tierra
recojo sus huellas para seguir
Sus huellas son mías
como la soledad que dejó
porque usted puso en cada palabra humor
y coma
trajo alas
y una nube en las manos para que volara
descansándome en la luna
Encaballada en la noche
anduve el crepúsculo con escolta de fantasmas
busqué su palabra entre pájaros
donde el sueño cae
y en el ardor de los gatos
Descubrí lumbre plateada en el cielo
fuego y sal en la piel
usted conmigo
yo sin usted
Fiel a su risa
con el cuerpo al viento
ajusté amaneceres
pólvora
y carne en usted
Destino por qué apurar despedidas
con qué mano escribiste adiós
urgía llenar libro de malqueridos
o fue una más de tus bromas
No encuentro sol y avenida
sin usted
soy mujer desnuda sin mí



Navojoa Sonora, Septiembre 25 de 2005

Saturday, May 30, 2009

Friday, May 29, 2009

Un homenaje a Francisco Toledo


Un homenaje a Francisco Toledo

Debe haber sido una de esas noches calurosas de abril o mayo cuando mi padre llevó a la familia -yo era una niña de solo diez años- a la apertura de una exhibición en las salas de la Casa de la Cultura del Istmo, hermoso edificio construido en el más sobrio estilo colonial mexicano. Imponente, esta casona ha sido albergue –desde hace treinta y cinco años- de una significativa colección de obras de arte de muy diversa factura. Incontables han sido los eventos presentados en su seno, los cuales hubieran sido difícilmente realizables si este hogar cultural no contara con un patrocinador muy sui generis: el pintor Francisco Toledo.

Si la grandeza de alma tuviera medida, ella sería indudablemente este pintor –y créanme- tengo motivos muy sobrados para decirlo: la noche en mención dejó una marca indeleble en mi vida, pues fue precisamente cuando conocí a Francisco. De naturaleza inquieta, de pequeña buscaba siempre la manera de escapar de la tutela familiar cuantas veces podía y la noche aludida no fue la excepción: en un descuido de mi papá, solté su mano y me escabullí fuera de su alcance. Llamó mi atención un cuadro de gran formato y cuyo tema central –si no mal recuerdo- eran unas grandes rebanadas de sandía, en llamativos tonos de verde y rojo, con remarcados trazos negros; y no le quitaba ojo cuando alguien se acercó a mí…
Se trataba de un muchacho moreno, de ojos oscuros y vestido totalmente de negro, que –como quien no quiere la cosa- comenzó a preguntarme porqué había elegido aquel cuadro para observarlo. Tal vez hayan sido sus brillantes colores, o quizás su desmesurado tamaño; en mi lenguaje de niña procuraba exponerle mis puntos de vista lo mejor que podía. Me oyó con suma atención, y –puedo asegurarlo- casi sin despegarme la vista, pero lo que hasta el día de hoy eriza mi piel por la emoción, fue el hecho de que, con una humildad digna de mejor causa, se agachó para quedar a mi nivel y poderme explicar mejor como observar un cuadro para encontrar las figuras o trazos ocultos en cada cuadro. Sin dejar de mirarme, me pidió que por favor acudiera con mi libreta de apuntes otro día por la mañana y mirara la obra desde un ángulo diferente, haciendo lo mismo por la mañana y por la tarde, anotando todo lo visto en él y le hiciera el favor -léanlo bien ustedes- de dejarle mis impresiones con el cuidador de la muestra, porque iría a recogerlas en cuanto pudiera. Hecho esto, se alejó de mí, reintegrándose al grupo de autoridades y gente importante que la patrocinaba y reclamaba su presencia. Momentos después era mi padre quien molesto preguntaba dónde me había metido y al responderle que estaba platicando con el señor aquél que vestía de negro y preguntarle quién era, me respondió:
-Ése, mi hija, es el autor de esta exposición, el Señor Francisco Toledo,.
Nunca supe que pasó con mis apuntes sobre el cuadro, si los recogió o no y quizás en ese tiempo no aprecié en toda su valía la actitud del artista, de dejar a un lado todo el glamour y el boato para acercarse a una niña y sembrar en ella la semilla de la apreciación de una obra de arte, pero lo que si sé es que, pasados ya muchos años, me sigue embargando una profunda emoción al recordar esa especial noche. .
Desde la fundación de esta Casa, el 31 de diciembre de 1969, Francisco ha sido uno de sus pilares y un sostén para los jóvenes creadores que ahí se forman, sobre todo cuando su peculio es exiguo. Orgulloso de su origen y de su raza zapoteca, es también –desde los años noventas- el mayor patrocinador de la Orquesta de Niños Indígenas del Estado de Oaxaca, que ya se ha presentado ofreciendo conciertos de música clásica en varios países. No extraña entonces que sea también el fundador del Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca, albergue de la mayor biblioteca de arte en el país, con más de 40,000 volúmenes donados en su totalidad por él para que la comunidad pueda consultar gratuitamente y cuya colección gráfica incluye obras de Alberto Durero y Rembrandt van Rijn, pasando por José Guadalupe Posada y José María Velasco. Por esa forma de ser tan dinámica, lo mismo impulsa la creación de clubes de cine –como El Pochote- que de museos como el de Arte Contemporáneo, o la Sala Manuel Álvarez Bravo, o da vida a un taller de elaboración de papel de materiales orgánicos en el Municipio de Etla, con el correspondiente aporte de empleos para gran parte del pueblo, que rescata exconventos o encabeza movimientos pro-defensa de las tradiciones, en cuyo tenor ha impedido con éxito la creación de una hamburguesería de cadena trasnacional en su ciudad natal, Juchitán, cuya niñez conoció gracias a él, y de la mano de interpretes como José Khan, lo más granado de la música de salas de concierto. Por invitación suya, en esta casa se han escuchado también las voces de Carlos Monsiváis o Elena Poniatowska en presentaciones sin coste.
Todo este amor por su tierra, Toledo lo refleja también en su obra pictórica y escultórica: el exotismo del Istmo tehuano pervive en sus temas recurrentes: frutos y flores de grandes dimensiones, animales propios de la región o la magia de sus leyendas toman formas vibrantes e inesperadas en sus cuadros y se vuelven parte íntima de nuestra vida. Sin embargo, entre este amasijo de curiosidades destaca una peculiaridad suya: Con la edad, su introspección respecto a la gente adulta se ha vuelto más patente –exceptuando a veces a la mujer- no así tratándose de los niños, para quienes siempre tiene expresiones de elogio, quizás porque en el fondo también es uno de ellos como se ha definido en múltiples ocasiones y como ellos, encuentra belleza donde ojos cualquiera solo encontrarían fealdad. insectos de todo tipo, sapos, iguanas, víboras y recientemente lagartos han entrado a la variada fauna retratada por él
Es ocasión para hablar entonces de “La Lagartera” su obra más reciente y única escultura monumental (realizada con ayuda del artífice neoleonés Javier Zarazúa, con proyecto del propio Toledo) cuya fuente de inspiración ha sido su propia infancia, transcurrida entre paisajes donde el ancho Papaloapan (o río de las mariposas, por su significado en lengua indígena) da cobijo a infinidad de lagartos. Entre el desmesurado verdor del trópico y la magnificencia de estos animales, la imaginación del niño imbuido en el artista creció sin límites y los veinticinco metros de largo por diez de ancho y casi seis de alto que mide esta escultura pueden dar buena cuenta de ello. Con más de diecisiete toneladas de peso y elaborada en resina y arena, figura el hábitat de muchos lagartos, sapos, iguanas y tortugas de tamaños diferentes, posados sobre un fondo escamoso. Rodeada por gran cantidad de agua en el seco ambiente regiomontano, rememora perfectamente la exuberante naturaleza de la cintura de México y cada uno de sus cuidados detalles habla de la mano señera del artista que los realizó.
En la obra Toledana, el culto por lo antropomórfico es patente, herencia quizás de su crianza tropical o rememoración de raza, que para alguien cuyos orígenes son los de los hombres que dispersó la danza –para seguir recordando a Henestrosa- la convivencia con animales es la del chamánico origen de la humanidad. En ella, los animales son protagonistas de primer orden. En su serie “Zoología Fantástica” homenaje a Jorge Luis Borges podemos ver a iguanas teniendo sexo con conejos o a chapulines brincando sobre sapos bicéfalos (alusión tal vez a los efectos de la contaminación en la naturaleza, no lo sé) mientras en otra serie de cuadros la trabajadora araña cangrejo –cual Penélope animal- teje su tela eternamente y en el óleo sobre “El vuelo” el murciélago multiplica al mil por uno su don de ubicuidad.

A sus sesenta y ocho años, Francisco López Toledo ha dejado de vestir de negro y evita usar zapatos. Característicos en él son su vestimenta de manta y sus huaraches de tres puntadas, al puro estilo indígena, a más de sus ondulados cabellos dejados -según diríamos en Sonora- “a los cuatro vientos” y sí, dijimos bien: Francisco López Toledo y esto no es casual.. Toledo proviene de una cultura netamente matriarcal, donde a menudo son las mujeres quienes toman las grandes decisiones en lo que al desenvolvimiento social y familiar se refiere, sin que ello signifique una anulación del papel del hombre. Son mujeres de voz y presencia fuertes. Ello redunda muchas veces en que los hijos tomen el apellido de la madre por admiración a ella pero sin significar un reniego o denueste de la relación filio-paterna y cito nuevamente a Andrés Henestrosa, cuyo apellido paterno era Morales, por lo que él era Morales Henestrosa y no Henestrosa Morales como erróneamente se ha creído. Vaya pues, con todo mi afecto, este pequeño homenaje a Francisco Toledo, grande entre los grandes.
Perla Julieta Ortiz Murray
Ciudad Obregón, Sonora; 13 de Mayo de 2009







Thursday, May 28, 2009

Blanca Varela






Canto villano



y de pronto la vida
en mi plato de pobre
un magro trozo de celeste cerdo
aquí en mi plato
observarme
observarte
o matar una mosca sin malicia
aniquilar la luz
o hacerla
hacerla
como quien abre los ojos y elige
un cielo rebosante
en el plato vacío
rubens más cebollas
más lágrimas
tantas historias
negros indigeribles milagros
y la estrella de oriente
emparedada
y el huesos del amor
tan roído y tan duro
brillando en otro plato
este hambre propio
existe
es la gana del alma
que es el cuerpo
es la rosa de grasa
que envejece
en su cielo de carne
mea culpa ojo turbio
mea culpa negro bocado
mea culpa divina náusea
no hay otro aquí
en este plato vacío
sino yo
devorando mis ojos
y los tuyos



Auvers-sur-Oise
Nadie te va a abrir la puerta. Sigue golpeando.
Insiste.
Al otro lado se oye música. No. Es la campanilla del teléfono.
Te equivocas.
Es un ruido de máquinas, un jadeo eléctrico, chirridos, latigazos.
No. Es música.
No. Alguien llora muy despacio.
No. Es un alarido agudo, una enorme, altísima lengua que lame el cielo pálido y vacío.
No. Es un incendio.
Todas las riquezas, todas las miserias, todos los hombres,
todas las cosas desaparecen en esa melodía ardiente.
Tú estás solo, al otro lado.
No te quieren dejar entrar.
Busca, rebusca, trepa, chilla. Es inútil.
Sé el gusanito transparente, enroscado, insignificante.
Con tus ojillos mortales dale la vuelta a la manzana, mide con tu vientre turbio y caliente su inexpugnable redondez.
Tú, gusanito, gusaboca, gusaoído, dueño de la muerte y de la vida.
No puedes entrar.
Dicen.
*Tal vez en primavera.
Deja que pase esta sucia estación de hollín y lágrimas hipócritas.
Hazte fuerte. Guarda miga sobre miga. Haz una fortaleza de toda la corrupción y el dolor.
Llegado el tiempo tendrás alas y un rabo fuerte de toro o de elefante para liquidar todas las dudas, todas las moscas, todas las desgracias.
Baja del árbol.
Mírate en el agua. Aprende a odiarte como a ti mismo.
Eres tú. Rudo, pelado, primero en cuatro patas, luego en dos, después en ninguna.
Arrástrate hasta el muro, escucha la música entre las piedrecitas.
Llámalas siglos, huesos, cebollas.Da lo mismo.
Las palabras, los nombres, no tienen importancia.
Escucha la música. Sólo la música.
* A lo mejor eres tú mismo el tren que pita y se mete bajo tierra rumbo al infierno o la estrella de chatarra que te lleva frente a otro muro lleno de espejos y de gestos, endiablados gestos sin dueño y tú tras ellos, solo, feliz propietario de una boca escarlata que muge.
Pega el oído a la tierra que insiste en levantarse y respirar.
Acaríciala como si fuera carne, piel humana capaz de conmoverte, capaz de rechazarte.
Acepta la espera que no siempre hay lugar en el caos.
Acepta la puerta cerrada, el muro cada vez más alto, el saltito, la imagen que te saca la lengua.
No te trepes sobre los hombros de los fantasmas que es ridículo caerse de trasero with music in your soul.
*Porque ya no eres un ángel
sino un hombre solo
sobre dos pies cansados
sobre esta tierra que giray es terriblemente
joven todas las mañanas.
Porque sólo tú sabes que hay música,
jadeos, incendios, máquinas que escupen
verdades y mentiras a los cuatro vientos,
vientos que te empujan al otro lado,
a tu hueco en el vacío, a la informe felicidad
del ojo ciego, del oído sordo, de la muda lengua,
del muñón angélico.
Porque tú gusano, ave, simio, viajero,
lo único que no sabes es morir ni creer en la muerte,
ni aceptar que eres tú mismo tu vientre turbio y caliente,
tu lengua colorada, tus lágrimas y esa música loca
que se escapa de tu oreja desgarrada.


Encontré
No he buscado.
Por costumbre si escucho el canto de un pájaro
digo (a nadie) ¡vaya: un pájaro!
O digo ¿de qué color era?
Y el color no tiene en realidad importancia,
sino el espacio en que una inmensa flor sin nombre se mueve,
el espacio lleno de un esplendor sin nombre,
y mis ojos, fijos, sin nombre.


La muerte se escribe sola

la muerte se escribe sola una raya negra es una raya blanca
el sol es un agujero en el cielo
la plenitud del ojo fatigado cabrío
aprender a ver en el doblez
entresaca espulga trilla
estrella casa alga madre madera mar
se escriben solos
en el hollín de la almohada
trozo de pan en el zaguán
abre la puerta baja la escalera
el corazón se deshojala pobre niña sigue encerrada
en la torre de granizo
el oro el violeta el azul
enrejados
no se borran
no se borran
no se borran

Tuesday, May 26, 2009

Ceremonia de premiación del Concurso del Libro Sonorense 2009 en los géneros Cuento y Poesía


La ceremonia de premiación del Concurso del Libro Sonorense 2009 en los géneros cuento y poesía se llevará a cabo el jueves 28 de mayo de 2009 a las 11 am...
Biblioteca Bartolomé Delgado de León, Casa de la Cultura, Hermosillo...

Ojalá puedan acompañarnos... Nacho Mondaca.

El Eterno Motivo, del autor Alberto Macías Enriquez

Estimados amigos les recordamos que hoy por la tarde en punto de las 19:30 hrs. se llevará a cabo la presentación del libro "El Eterno Motivo" del autor Alberto Macías Enriquez. Los esperamos en el auditorio Dr. Antonio Rosado del SNTSS Sección XIII, Sonora; Ubicado en la Calle California 156 Norte entre Hidalgo y Allende. Entrada Libre.

Monday, May 25, 2009

Amalia Iglesias


Pintura Luis Martín Sahagún
CENIZA
Sólo aguas en tregua
nacidas para ser ceniza múltiple del viento.
Ya ves qué paradoja
amor, qué despropósito,
quería ser ave fénix,
amor, qué engaño,
qué fraude sustentaba mi proyecto,
quería volver como un corcel glorioso,
como un crepúsculo de llama
recurrente
y amanecer contigo en lo absoluto.
Me he muerto tan despacio como el humo
y mis alas de barro no sabían volar.
De "Un lugar para el fuego" 1985
CERTIDUMBRE DE AUSENCIA
Regreso al mismo café.
Las horas lentas que pasaron en vano
atraviesan conmigo la puerta giratoria.
Y al fondo, entre las mesas,
una sonrisa tuya me mira como entonces.
Pero otra vez esos labios extraviados
tampoco son tus labios,
no hay sonrisa y el mármol de esta mesa
certifica en mis manos un mensaje de frío.
Inédito
CUANDO QUISE LEER LA CALIGRAFÍA DE LAS BRASAS...
Cuando quise leer la caligrafía de las brasas,
las palabras sin certezas hacían un ruido de celofán
entre los dedos, ya entonces alguna brecha abierta,
arrugas que no supe interpretar.
Las manos de un
alfarero loco modelaban mi sombra y el orfebre puso
a secar mi corazón encima de la empalizada.
De "Dados y dudas" 1996
DE LUNA ACUÁTICA Y BALLENAS
A Unica Zürn y Luisa Castro
Noche profunda de luna acuática y ballenas.
Escuchas
cómo nutre a las piedras esta luz aturdida;
el viento tiembla-
tremor de lecho sobre el lomo del mar-
entre sus lentas fauces
otras voces rozan apenas tu pozo de ansiedad,
leve murmullo.
Profunda luna de noche acuática y ballenas.
La claridad renace como una grieta en la penumbra,
tal vez desciende del otro lado
de unas manos abiertas para ti,
la densa irrealidad que tibia ondea
tu sueño más anónimo.Y aún seguirás en la playa
a la hora en que se duerman los albatros,
predestinada a recoger eternamente la lujuria del agua
y un laberinto de algas ascendiendo a tus sienes
cuando toda la sed es muerte inaplazable.
Oyes tu desnudez,
oyes nadar más lejos su imperio ensimismado
-la luna está besando sus grandes ojos tristes-
y susurras un nombre: "Moby Dick"con el agua en los labios,
ahora que todavía sabe a sal su piel de luna
más profunda de noche acuática y ballenas.
De "Memorial de Amauta" 1988


DESASOSIEGO DE OTOÑO
Tampoco tienen fecha las hojas de este otoño
y acaso no es verdad que su mundo agonice.
Ni queda amargura en sus grietas
ni sus arrugas aguardan la soledad del invierno.
Es sólo levadura, madriguera,
lazada de luz cuando reposa,
cuando cierra los ojos
para buscar los nombres de lo oscuro.
Pergaminos, venas izadas,
nervios que han excavado la piel,
los profundos ríos de montaña
que se dibujan en tus manos.
No hay desembocadura en este instante
detenido en la pared de un día,
en los muros de una casa que no existe,
el limbo del soñador y sus iconos.
Caminos superpuestos,
desde el Austral al Ártico,
sólo el imán del útero en letargo,
el jirón de inquietud que te faltaba
para soñarte sin gravedad.
De "Lázaro se sacude las ortigas" 2005

Wednesday, May 20, 2009

Gilberto Owen



BOOZ VE DORMIR A RUTH


por Gilberto Owen




La isla está rodeada por un mar tembloroso
que algunos llaman piel. Pero es espuma.
Es un mar que prolonga su blancura en el cielo
como el halo de las tehuanas y los santos.
Es un mar que está siempre
Quién habitara tu veraz incendio
rodeado de azucenas por doquiera,
quién entrara a tus dos puertos cerrados
azules y redondos como ojos azules
que aprisionaron todo el sol del día,
para irse a soñar a tu serena plaza pueblerina—que algunos llaman frente—
debajo de tus árboles de cabellos textiles
que se te enrollan en ovillos
para que tengas que peinártelos con husos.
He leído en tu oreja que la recta no existe
aunque diga que sí tu nariz euclidiana;
hay una voz muy roja que se quedó encendida
en el silencio de tus labios. Cállala
para poder oír lo que me cuente
el aire que regresa de tu pecho;
para saber por qué no tienes en el cuello
mi manzana de Adán, si te la he dado;
para saber por qué tu seno izquierdo
se levanta más alto que el otro cuando aspiras;
para saber por qué tu vientre liso
tiembla cuando lo tocan mis pupilas.
en trance de primera comunión.
Has bajado una mano hasta tu centro.
Saben aún tus pies, cuando los beso,
al vino que pisaste en los lagares;
qué frágil filigrana es la invisible
cadena con que ata el pudor tus tobillos;
yo conocí un río más largo que tus piernas
—algunos lo llamaban Vía Láctea—
pero no discurría tan moroso
ni por cauce tan firme y bien trazado;
una noche la luna llenaba todo el lago;
Zirahuén era así dulce como su nombre:
era la anunciación de tus caderas.
Si tus manos son manos, ¿cómo son las anémonas?
Cinco uñas se apagan en tu centro.
No haber estado el día de tu creación, no haber estado
antes de que Su mano te envolviera en sudarios de inocencia
—y no saber qué eres ni qué estarás soñando.
Hoy te destrozaría por saberlo.



GILBERTO OWEN, poeta, maestro y diplomático, nació en El Rosario, Sinaloa el 4 de febrero de 1905. Hijo de Guillermo Owen y Margarita Estrada.Vivió su infancia en Toluca, después estudió en la Escuela Nacional Preparatoria.
En 1926 ingresó a la revista Ulises, fue uno de los más entusiastas colaboradores y en 1928 participó en la revista Contemporáneos como autor, traductor y miembro del grupo. Incursionó en la diplomacia, siendo miembro del servicio consular en Nueva York, Lima y Quito. Ingresó al servicio exterior y radicó en varias ciudades de los Estados Unidos, Perú, Ecuador y Colombia, donde se casó el 2 de diciembre de 1935, con la hija de un ex presidente.
Se desempeñó en este empleo durante cerca de 5 años, lapso en que conoció a Javier Villaurrutia, Jorge Cuestos y Salvador Novo, con quien hizo versos y novelas. Su trabajo diplomático lo alejó de la poesía. Fracasó en su matrimonio y regresó a México.A inicios de 1947, viajó a Filadelfia, Estados Unidos, con un cargo de la Secretaría de Relaciones Exteriores.
Entre sus obras poéticas destacan: "Novela como nube", "Línea", "Libro de Ruth", "Desvelo", "Poesía y Prosa" y "Perseo Vencido".
Durante 1950, tuvo problemas de salud. Ciego

Gilberto Owen


BOOZ VE DORMIR A RUTH
por Gilberto Owen
La isla está rodeada por un mar tembloroso
que algunos llaman piel. Pero es espuma.
Es un mar que prolonga su blancura en el cielo
como el halo de las tehuanas y los santos.
Es un mar que está siempre
Quién habitara tu veraz incendio
rodeado de azucenas por doquiera,
quién entrara a tus dos puertos cerrados
azules y redondos como ojos azules
que aprisionaron todo el sol del día,
para irse a soñar a tu serena plaza pueblerina—que algunos llaman frente—
debajo de tus árboles de cabellos textiles
que se te enrollan en ovillos
para que tengas que peinártelos con husos.
He leído en tu oreja que la recta no existe
aunque diga que sí tu nariz euclidiana;
hay una voz muy roja que se quedó encendida
en el silencio de tus labios. Cállala
para poder oír lo que me cuente
el aire que regresa de tu pecho;
para saber por qué no tienes en el cuello
mi manzana de Adán, si te la he dado;
para saber por qué tu seno izquierdo
se levanta más alto que el otro cuando aspiras;
para saber por qué tu vientre liso
tiembla cuando lo tocan mis pupilas.
en trance de primera comunión.
Has bajado una mano hasta tu centro.
Saben aún tus pies, cuando los beso,
al vino que pisaste en los lagares;
qué frágil filigrana es la invisible
cadena con que ata el pudor tus tobillos;
yo conocí un río más largo que tus piernas
—algunos lo llamaban Vía Láctea—
pero no discurría tan moroso
ni por cauce tan firme y bien trazado;
una noche la luna llenaba todo el lago;
Zirahuén era así dulce como su nombre:
era la anunciación de tus caderas.
Si tus manos son manos, ¿cómo son las anémonas?
Cinco uñas se apagan en tu centro.
No haber estado el día de tu creación, no haber estado
antes de que Su mano te envolviera en sudarios de inocencia
—y no saber qué eres ni qué estarás soñando.
Hoy te destrozaría por saberlo.
GILBERTO OWEN, poeta, maestro y diplomático, nació en El Rosario, Sinaloa el 4 de febrero de 1905. Hijo de Guillermo Owen y Margarita Estrada.Vivió su infancia en Toluca, después estudió en la Escuela Nacional Preparatoria.
En 1926 ingresó a la revista Ulises, fue uno de los más entusiastas colaboradores y en 1928 participó en la revista Contemporáneos como autor, traductor y miembro del grupo. Incursionó en la diplomacia, siendo miembro del servicio consular en Nueva York, Lima y Quito. Ingresó al servicio exterior y radicó en varias ciudades de los Estados Unidos, Perú, Ecuador y Colombia, donde se casó el 2 de diciembre de 1935, con la hija de un ex presidente.
Se desempeñó en este empleo durante cerca de 5 años, lapso en que conoció a Javier Villaurrutia, Jorge Cuestos y Salvador Novo, con quien hizo versos y novelas. Su trabajo diplomático lo alejó de la poesía. Fracasó en su matrimonio y regresó a México.A inicios de 1947, viajó a Filadelfia, Estados Unidos, con un cargo de la Secretaría de Relaciones Exteriores.
Entre sus obras poéticas destacan: "Novela como nube", "Línea", "Libro de Ruth", "Desvelo", "Poesía y Prosa" y "Perseo Vencido".
Durante 1950, tuvo problemas de salud. Ciego

Sunday, May 17, 2009

Mario Benedetti

Viaje al Infinito: Pintura de Luis Martín Sahagún


Poeta y novelista uruguayo nacido en 1920 en Paso de Los Toros.Recibió la formación primaria y secundaria en Montevideo y a los dieciocho años se trasladó a Buenos Aires donde residió por varios años. En 1945 formó parte del famoso semanario «Marcha» donde se formó como periodista, colaborando allí hasta 1974.Ocupó el cargo de director del Departamento de Literatura Hispanoamericana en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Universidad de Montevideo. Desde 1983 se radicó en España donde permanece la mayor parte del año. Obtuvo el VIII Premio Reina Sofía de Poesía y recibió el título de Doctor Honoris Causa por la Universidad de Alicante.Su vasta producción literaria abarca todos los géneros, incluyendo famosas letras de canciones, cuentos y ensayos, traducidos en su mayoría a varios idiomas.De su extensa obra se encuentran entre otros, la novela «Gracias por el fuego», «El olvido está lleno de memoria», y los poemarios, «Inventario Uno» e «Inventario Dos».

Falleció en Montevideo el 17 de mayo de 2009.


A TIENTAS


Se retrocede con seguridad

pero se avanza a tientas

uno adelanta manos como un ciego

ciego imprudente por añadidura

pero lo absurdo es que no es ciego

y distingue el relámpago la lluvia

los rostros insepultos la ceniza

la sonrisa del necio las afrentas

un barrunto de pena en el espejo

la baranda oxidada con sus pájaros

la opaca incertidumbre de los otros

enfrentada a la propia incertidumbre

se avanza a tientas / lentamente

por lo común a contramano

de los convictos y confesos

en búsqueda tal vez

de amores residuales

que sirvan de consuelo y recompensa

o iluminen un pozo de nostalgias

se avanza a tientas/ vacilante

no importan la distancia ni el horario

ni que el futuro sea una vislumbre

o una pasión deshabitada

a tientas hasta que una noche

se queda uno sin cómplices ni tacto

y a ciegas otra vez y para siempre

se introduce en un túnel o destino

que no se sabe dónde acaba.


ASUNCIÓN DE TI



1Quién hubiera creído que se hallaba

sola en el aire, oculta,

tu mirada.

Quién hubiera creído esa terrible

ocasión de nacer puesta al alcance

de mi suerte y mis ojos,

y que tú y yo iríamos, despojados

de todo bien, de todo mal, de todo,

a aherrojarnos en el mismo silencio,

a inclinarnos sobre la misma fuente

para vernos y vernos

mutuamente espiados en el fondo,

temblando desde el agua,

descubriendo, pretendiendo alcanzar

quién eras tú detrás de esa cortina,

quién era yo detrás de mí.

Y todavía no hemos visto nada.

Espero que alguien venga, inexorable,

siempre temo y espero,

y acabe por nombrarnos en un signo,

por situarnos en alguna estación

por dejarnos allí, como dos gritos

de asombro.

Pero nunca será. Tú no eres ésa,

yo no soy ése, ésos, los que fuimos

antes de ser nosotros.
Eras sí pero ahora

suenas un poco a mí.

Era sí pero ahora

vengo un poco de ti.

No demasiado, solamente un toque,

acaso un leve riesgo familiar,

pero que fuerce a todos a abarcarnos

a ti y a mí cuando nos piensen solos.
2

Hemos llegado al crepúsculo neutro

donde el día y la noche se funden y se igualan.

Nadie podrá olvidar este descanso.

Pasa sobre mis párpados el cielo fácil

a dejarme los ojos vacíos de ciudad.

No pienses ahora en el tiempo de agujas,

en el tiempo de pobres desesperaciones.

Ahora sólo existe el anhelo desnudo,

el sol que se desprende de sus nubes de llanto,

tu rostro que se interna noche adentro

hasta sólo ser voz y rumor de sonrisa.
3

Puedes querer el alba

cuando ames.

Puedesvenir a reclamarte como eres.

He conservado intacto tu paisaje.

Lo dejaré en tus manos

cuando éstas lleguen, como siempre,

anunciándote.

Puedes

venir a reclamarte como eras.

Aunque ya no seas tú.

Aunque mi voz te espere

sola en su azar

quemando

y tu sueño sea eso y mucho más.

Puedes amar el alba

cuando quieras.

Mi soledad ha aprendido a ostentarte.

Esta noche, otra noche

tú estarás

y volverá a gemir el tiempo giratorio

y los labios dirán

esta paz ahora, esta paz ahora.

Ahora puede venir a reclamarte,

penetrar en tus sábanas de alegre angustia,

reconocer tu tibio corazón sin excusas,

los cuadros persuadidos,

saberte aquí.

Habrá para vivir cualquier huida

y el momento de la espuma y el sol

que aquí permanecieron.

Habrá para aprender otra piedad

y el momento del sueño y el amor

que aquí permanecieron.

Esta noche, otra noche tú estarás,

tibia estarás al alcance de mis ojos,

lejos ya de la ausencia que no nos pertenece.

He conservado intacto tu paisaje

pero no sé hasta dónde esté intacto sin ti,

sin que tú le prometas horizontes de niebla,

sin que tú le reclames su ventana de arena.

Puedes querer el alba cuando ames.

Debes venir a reclamarte como eras.

Aunque ya no seas tú,

aunque contigo traigas

dolor y otros milagros.

Aunque seas otro rostro de tu cielo hasta mí.



COMO ÁRBOLES


Quién hubiera dicho

que estos poemas de otros

iban a ser míos

después de todo hay hombres que no fui

y sin embargo quise ser

sino por una vida al menos por un rato

o por un parpadeo

en cambio hay hombres que fui

y ya no soy ni puedo ser

y esto no siempre es un avance

a veces es una tristeza

hay deseos profundos y nonatos

que prolongué como coordenadas

hay fantasías que me prometí

y desgraciadamente no he cumplido

y otras que me cumplí sin prometérmelas

hay rostros de verdad

que alumbraron mis fábulas

rostros que no vi más pero siguieron

vigilándome desde

la letra en que los puse

hay fantasmas de carne otros de hueso

también los hay de lumbre y corazón

o sea cuerpos en pena almas en júbilo

que vi o toqué o simplemente puse

a secar a vivir a gozar a morirse

pero además está lo que advertí de lejos

yo también escuché una paloma

que era de otros diluvios

yo también destrocé un paraíso

que era de otras infancias

yo también gemí un sueño

que era de otros amores

así puesdes

de este misterioso confín de la existencia

los otros me ampararon como árboles

con nidos o sin nidos

poco importan

o me dieron envidia sino frutos

esos otros están

aquí

sus poemas

son mentiras de a puño

son verdades piadosas

están aquí rodeándome

juzgándome

con las pobres palabras que les di

hombres que miran tierra y cielo

y a través de la niebla

o sin sus anteojos

también a mí me miran

con la pobre mirada que les di

son otros que están fuera de mi reino

claro pero además estoy en ellos

a veces tienen lo que nunca tuve

a veces aman lo que quise amar

a veces odian lo que estoy odiando

de pronto me parecen lejanos

tan remotosque me dan vértigo y melancolía

y los veo minados por un duelo sin llanto

y otras veces en cambio

los presiento tan cercaque miro por sus ojos

y toco por sus manos

y cuando odian me agrego a su rencor

y cuando aman me arrimo a su alegría

quién hubiera dicho

que estos poemas míos

iban a ser

de otros.


CONFIDENCIAL



Fueron jóvenes los viejos

pero la vida se ha ido

desgranando en el espejo

y serán viejos los jóvenes

pero no lo divulguemos

que hasta las paredes oyen

Friday, May 15, 2009

AZUL, Elia Casillas

 

AZUL

Elia Casillas



Alguna noche has despertado                y de pronto los dedos están en cualquier sitio              y no puedes recogerlos para que descansen            Y ahí van tus palmas solas                     y no sabes a dónde han partido             Dijo                  No atiné a contestar                  sólo reparé en sus carnes             No eran las mismas de la ultima vez                  los ojos rebotaban en cada detalle de la sala                            sin saber a donde ir Entonces                    juntó las manos                   y apretándolas desenterró sangre del dorso                        con las uñas                     Quise evitarlo             pero el golpe en el rostro                            me tiró a medio metro            casi vencida voltee                          y vi la blusa clara con una mancha roja                  supe que lesionó mi boca                      o quizá fue la nariz pero no sentía dolor                            De algún sitio desconocido                   robó el grito                            porque no era de este lado                 Dejaba el llanto tajantemente después de cada alarido                         y sus lágrimas estallaron en las manos alteradas                   La piel rosa                          hoy en tintes grises                               y amarillos                          el cabello donde no tenía acomodo                           se untaba en parte del rostro                         los pies salpicados de miseria                          eran un sólo un lamento                 Elia ya no era Elia                          y lo ignoraba                    A veces la vida suelta el paño                     y otras vomita angelitos en la cama





Navojoa Sonora 28 de Septiembre del 2003

Tuesday, May 12, 2009

XVII JUEGOS TRIGALES DEL VALLE DEL YAQUI


XVII JUEGOS TRIGALES DEL VALLE DEL YAQUI
El Gobierno del Estado de Sonora, a través de la Secretaría de Educación y Cultura y del Instituto Sonorense de Cultura, el H. Ayuntamiento de Cajeme, con el apoyo del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, la Agrupación para las Bellas Artes, la Biblioteca Pública "Jesús Corral Ruiz", el Centro de Culturas Populares e Indígenas de Cajeme, el Instituto Tecnológico de Sonora, el Instituto Tecnológico Superior de Cajeme y la Universidad Tecnológica del Sur de Sonora, convocan a los XVII JUEGOS TRIGALES DEL VALLE DEL YAQUI"Bartolomé Delgado de León"Premio Nacional de Poesía Sonora 2009Bajo las siguientes:BASES Primera.- Podrán participar los poetas de cualquier nacionalidad, radicados en México, con textos en español. Deberán estar escritos con limpieza y ortografía aceptables. Segunda.- Queda excluido automáticamente el ganador del certamen inmediato anterior. Tampoco podrá participar el ganador del IX Concurso de Narrativa "Gerardo Cornejo Murrieta" 2008. Tercera.- Los participantes concursarán con un poemario inédito, de tema libre, extensión mínima de 60 cuartillas y máxima de 80. El poemario se presentará por cuadruplicado en Disco compacto en word, un original impreso, mecanografiados todos en computadora, en tipo equivalente a 12 puntos, fuente arial, a doble espacio, en papel tamaño carta y por una sola cara. Cuarta.- Ningún trabajo de concurso podrá estar participando en otros certámenes, ni haber sido premiado en su totalidad o en alguna de sus partes. Quien viole lo dispuesto en este artículo será sancionado con un veto por cinco años, durante los cuales no podrá participar en certámenes convocados por el Instituto Sonorense de Cultura. Quinta.- El certamen queda abierto a partir de la publicación de la presente convocatoria, y cierra el 14 de agosto de 2009, pero serán incluidos los paquetes recibidos hasta el 19 de agosto, siempre que aparezca el matasellos de correos o conste en el talón de mensajería la fecha de cierre. Los organizadores no se responsabilizan por demora en la entrega de trabajos de concurso. Sexta.- El texto se firmará con seudónimo. En sobre adjunto y cerrado, se incluirá la identificación oficial del autor, señalando domicilio, teléfono y en su caso, correo electrónico; en el exterior del sobre anotarán claramente el seudónimo y el título de la obra. Séptima.- Las plicas de identificación se depositarán en una notaría pública de Ciudad Obregón, Sonora. El notario abrirá únicamente las que el Jurado Calificador señale y destruirá las demás. Octava.- Literatos de reconocido prestigio, integrarán el jurado, y su veredicto será inapelable. Novena.- El jurado emitirá su dictamen el 4 de septiembre de 2009. Décima.- Habrá un premio único de $50,000.00 (cincuenta mil pesos), diploma y publicación de la obra. Décima primera.- El jurado podrá asignar menciones honoríficas. Décima segunda.- Los gastos de traslado, hospedaje y alimentación del ganador serán cubierto por las instituciones convocantes. Se considera el traslado desde cualquier punto del territorio nacional. Décima tercera.- La premiación se llevará a cabo el 11 de septiembre de 2009, en Ciudad Obregón, Sonora, en sitio que será dado a conocer con anticipación. Décima cuarta.- Los derechos de publicación del trabajo premiado serán propiedad de las instituciones convocantes, para la primera edición. Dicha publicación se realizará bajo los criterios editoriales del Instituto Sonorense de Cultura. Décima quinta.- No podrán participar quienes laboren en las instituciones convocantes. Décima sexta.- No se devolverán los originales de los trabajos no premiados. Décima séptima.- Cualquier imprevisto será resuelto por el Comité Organizador. Décima octava.- Los trabajos deberán ser enviados a: Centro de Culturas Populares e Indígenas de Cajeme, bulevar Rodolfo Elías Calles (200) y Colima, a un costado del Gimnasio Municipal, colonia Centro, Ciudad Obregón, Sonora. C. P. 85000, correo electrónico centrodeculturas@hotmail.com
X JUEGOS TRIGALES DEL VALLE DEL YAQUI
El Gobierno del Estado de Sonora, a través de la Secretaría de Educación y Cultura y del Instituto Sonorense de Cultura, el H. Ayuntamiento de Cajeme, con el apoyo del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, la Agrupación para las Bellas Artes, la Biblioteca Pública "Jesús Corral Ruiz", el Centro de Culturas Populares e Indígenas de Cajeme, el Instituto Tecnológico de Sonora, el Instituto Tecnológico Superior de Cajeme y la Universidad Tecnológica del Sur de Sonora, convocan a los X JUEGOS TRIGALES DEL VALLE DEL YAQUI"Gerardo Cornejo"Premio Nacional de Narrativa Sonora 2009Bajo las siguientes:BASES Primera.- Podrán participar los escritores de cualquier nacionalidad, radicados en México, con textos en español. Deberán estar escritos con limpieza y ortografía aceptables. Segunda.- Queda excluido automáticamente el ganador del certamen inmediato anterior. Tampoco podrá participar el ganador del XVI Concurso de Poesía "Bartolomé Delgado de León" 2008. Tercera.- El certamen queda abierto a partir de la publicación de esta convocatoria. No se admiten novelas.Cuarta.- Ningún trabajo de concurso podrá estar participando en otros certámenes, ni haber sido premiado en su totalidad o en alguna de sus partes. Quien viole lo dispuesto en este artículo será sancionado con un veto por cinco años, durante los cuales no podrá participar en certámenes convocados por el Instituto Sonorense de Cultura. Quinta.- Los participantes concursaran con un cuentario de tema libre, extensión mínima de 100 cuartillas y máxima de 150.Los textos se presentarán por cuadruplicado en Disco Compacto en Word, y un original impreso, mecanografiados todos en computadora, en tipo equivalente a 12 puntos, fuente arial, en papel tamaño carta y por una sola cara.


Sexta.- Los textos serán remitidos por cuadruplicado incluyendo un disco compacto, con el documento en word, en sobre adjunto y cerrado, el autor incluirá su identificación, con domicilio, teléfono y en su caso correo electrónico. En el exterior del sobre anotará claramente el seudónimo y el título del trabajo que concursa. Séptima.- El concurso queda abierto a partir de la publicación de la presente convocatoria, y cierra el 14 de agosto de 2009, pero serán incluidos los paquetes recibidos hasta el 19 de agosto, siempre que aparezca el matasellos de correos o conste en el talón de mensajería la fecha de cierre. Los organizadores no se responsabilizan por demora en la entrega de trabajos de concurso. Octava.- Las plicas de identificación se depositarán en una notaría pública de Ciudad Obregón, Sonora. El notario abrirá únicamente las que el Jurado Calificador señale y destruirá las demás. Novena.- Literatos de reconocido prestigio, integrarán el jurado, y su veredicto será inapelable. Décima.- El jurado emitirá su dictamen el 4 de septiembre de 2009. Décima primera.- Habrá un premio único de $50,000.00 (cincuenta mil pesos), diploma y publicación de la obra. Décima segunda.- El jurado podrá asignar menciones honoríficas. Décima tercera.- Los gastos de traslado, hospedaje y alimentación del ganador serán cubierto por las instituciones convocantes. Se considera el traslado desde cualquier punto del territorio nacional.
Décima cuarta.- La premiación se llevará a cabo el 11 de septiembre de 2009, en Ciudad Obregón, Sonora, en sitio que será dado a conocer con anticipación. Décima quinta.- Los derechos de publicación del trabajo premiado serán propiedad de las instituciones convocantes, para la primera edición. Dicha publicación se realizará bajo los criterios editoriales del Instituto Sonorense de Cultura. Décima sexta.- No podrán participar quienes laboren en las instituciones convocantes. Décima séptima.- No se devolverán los originales de los trabajos no premiados. Décima octava.- Cualquier imprevisto será resuelto por el Comité Organizador. Décima novena.- Los trabajos deberán ser enviados a: Centro de Culturas Populares e Indígenas de Cajeme, bulevar Rodolfo Elías Calles (200) y Colima, a un costado del Gimnasio Municipal, colonia Centro, Ciudad Obregón, Sonora. C. P. 85000, correo electrónico centrodeculturas@hotmail.com

Saturday, May 09, 2009

Mi Abuela: Candelaria Carrillo. Elia Casillas







Mi Abuela

Elia Casillas



Vieja de leyendas
nunca durmió
atendiendo mis pesadillas
con su desgracia en el lavadero
enjabonó tristezas
de chuparrosa embalsamada
como su pena


En cualquier clavo
enganchó cumpleaños y sangre caliente
olvidándose que era mujer
siempre con la imaginación en el batiente
y en el bolso del Abuelo
sin dinero y con restos de comida
con las manos desoladas
y los ojos viejos



Doña Cande Indestructible
entretenida con sus muertos
atrasó la visita con San Pedro
saboreando un hombre
que nunca llegó a entusiasmarle el sexo
Candelaria y su eterno mandil
escudo del vientre retirado
a fuerza de coraje







Navojoa Sonora Septiembre 20 de 2003

Thursday, May 07, 2009

Edel Morales


Con cierta elegancia



Cierta elegancia en la boca,
cierto desacuerdo, conviene
–corresponde bien–
al modelo que predomina y triunfa.

En la ciudad abigarrada. En los festines
–sexuados– de sus bares y casonas,
conviene: cierta elegancia
en la boca, cierto desacuerdo.

En las playitas privadas, en los puentes
de una sola dirección, en las antiguas plazas
–solitarias– ­que frondosamente te reciben,
conviene mostrar: cierta elegancia
en la boca, cierto desacuerdo.
En la piel seductora de sus hijas, conviene.
No olvides ese dato.

Te recibe amena. Abre para ti sus galerías.
Se entrega sin reservas –un cuerpo arreglado
para la especulación. Pero exige.
Se entrega y exige, un resguardo seguro:
cierta elegancia en la boca, cierto desacuerdo.

Conviene: un poco de travestismo.
En la lógica virtual de los internautas, conviene.
En las rápidas avenidas luminosas, conviene:
bajar velocidades. En la extensa tradición
comentada por los libros –que vuelven
a ser época– conviene: cierta elegancia
en la boca, cierto desacuerdo.

No olvides ese dato.
Corresponde bien al modelo
que predomina y triunfa.


Albem Fuentes
De Con cierta elegancia



Entre dos intolerancias



Entre dos intolerancias: así vamos
viviendo, sobre-
vaciando el día,
la radical oculta en los espejos.

Así vamos: educados en la razón fundamental,
tablero magro entre dos antagonismos
que disputan su partida.

Apresados de a tres por bando,
de uno en fondo hacia la muerte, así vamos,
gente que se crece en la lucha,
hijitos plenos del encono y la abominación.

Para volver un día soñamos, saludables y solemnes
a veces soñamos
la radical oculta en los espejos.

Como adolescentes febriles procuramos distancia,
soñamos un tiempo lejos, un tiempo D
que habrá que construir.

Y así vamos viviendo, sobre-
vaciando el día, apresados en el fondo oscuro
entre dos intolerancias obcecadas
que disputan nuestras vidas.

Albem Fuentes
De Con cierta elegancia
El largo jueves



T
O
D
O
el
largo
jueves
en tertulias por El Vedado;
luego, pasar a verte
–es posible, el jueves, ya tarde,
pasar a verte– es posible,
un beso, un gran beso en la boca morbosa,
el jueves –una hora de jueves,
para arreglar el mundo–

(siempre)

antes de
la noche larga
el largo día pretencioso y mísero

(siempre)

arreglar el mundo,
construir un Jardín, un parlamento bonito
en tertulias por El Vedado
–misión imposible–

(siempre)

la tarde viciada,
la trilzura achicada de la tarde
en el largo jueves de pasar a verte
a una hora ajustada

(siempre)

con el sabor del café en los labios
con el limpio aroma de las muchachas en flor
que llega y se instala
y que también se extingue

(siempre)

Albem Fuentes
De Con cierta elegancia

Sunday, May 03, 2009

Elia Casillas. En ti...



En ti…


Elia Casillas


Mi vida puse en ti. Nunca malicié que de esta zona sagrada, mis pies se despedirían por delante. Aún no puedo creer lo que veo desde el tul, donde sólo mi transparencia circula, todo es tan evidente aquí... No prohibí el paraíso a tu olfato, renunciando al temor, te dejé en el cruce, no a los pies, ahí no... Sin embargo, donde regía mi señal encaminabas. ¿Cómo llegaste a mí siendo tan desigual, tan extremoso, tan solemne? Era un crepúsculo gallardo, el viento traía en su hélice la esencia del mar. Caminaba al apagarse el sol, cuando el trabajo permitía desentumirme. Asomaste de pronto; el desasosiego en mis facciones te conmovió y aterciopelando la voz, dijiste tu nombre. La fuerza de tu mano se hundió en la carne y de inmediato me soltaste. En ceremonia extraña, dijiste adiós, y sin dejar de verme, un beso volado generó cierto recelo hacia ti. No te vi en prolongado tiempo, hasta que activamos la campaña. En todos los mítines, te distinguía a espaldas de un árbol con las manos en los bolsillos, o perdido en un automóvil, con esa ropa obscura, por el estilo de la que lucías el primer atardecer en que me sorprendiste. Tu fisonomía angulosa y el cabello largo en buen corte, daban un aire de vampiro bizarro a tu estampa. Era un poco jugar, surgías y de alguna forma, percaté la silueta lóbrega. Tu mirada, era un imán que sentía cada músculo y gozaba observándote con prudencia, entre paro y paro. Ese día fue de malas, un escalón aflojó y rodando sin perder el estilo de bailarina sucumbí sobre el pie. ¡Qué bochorno! Nunca me sentí tan estúpida ante el público, hubo algunos acomedidos, pero tú, abriendo vía me recogiste ante el caos de mis colaboradores, que no supieron qué hacer. En tus brazos, el pecho llegó al rostro, no entendía que pasaba con tu fragancia y el cuerpo empezó a chispear. No pude verte a los ojos, mil matices golpeaban las mejillas y me dejé llevar hasta el automóvil. Sólo una luxación de tobillo, por ese lado me fue bien “un poco de yeso y descanso” dijo el traumatólogo. Mi secretaria comentó que no te habías ido, interiormente alegré, ya no tenía miedo de tus arrimos, en cierto modo eras parte de mi realidad. Probablemente, le gusta la forma de encarar a mis contrincantes; pensaba. En poco tiempo, fuiste indispensable en el laberinto de mi resguardo. Primero con bolsas de fruta, dulces, comida, si no venías, despachabas una rosa roja, en disculpa. Usábamos los anocheceres con mil argumentos, eras inagotable, Albert Einstein, Darwin, Emmanuel Kant, cualquier filósofo  o cientifico era bueno para acaparar mi atención. Ah... que lío cuando me cuestionabas sobre teorías, no porque no supiera, si no porque a esas horas, lo único que deseaba era parar mi viveza, en verdad eras recreo, así que me prestaba a tus cuestionamientos, de forma simple.
-A ver, a ver, ¿eres sujeto, objeto o conocimiento? Fíjate bien en la definición de cada uno.
-Sujeto. Soy sujeto.
-¿Segura? Fíjate bien.
-¿No me digas que soy objeto...?
-No. No te has grabado las definiciones, piensa, vamos piensa.
-¿Conocimiento? ¿Soy conocimiento?
-Ja, ja, ja. ¿Y así son todos los políticos?
Luego, a la siguiente visita todo era radicalmente inverso, entrabas con teología, vaya descontrol para mí, la cuestión era peor: Dios era el hecho. ¿Existe o es fe? Y arrastrándome en dudas por tus rumbos, cada hora era una encrucijada de discusiones. Más tarde, emprendías el ataque por mi profesión y ahí si tenías fundamentos, desde la corrupción de mi gremio, hasta la ignorancia de algunos gobernantes. Muchas veces terminaste en la calle sin un adiós, el miedo a que no regresaras me invadía, pero continuamente timbraba el teléfono y conocías mi éxodo. Un oscurecer, festejamos tardíamente tu cumpleaños, en medio de bocadillos, pastel y vino, la conversación se fue en otro rumbo: mi soltería y tu vocación. Una risita apareció de nuevo, movías la cabeza sin suspender el carcajeo. Ya en confianza, debatí tu recelo en las mujeres, abiertamente pregunté oficio y las constantes huidas, lo único que logré fue otra risotada. Me veías fijamente, mientras, en los ojos brillaba la burla por mi interés, pero no descartaste dudas. Con prontitud inesperada tomaste los hombros, directo en los ojos tu profunda contemplación. Mis labios abrieron la voluntad arisca. Rivalizaste con principios amándome, y compartí el cuerpo. Ah... la pasión nos recorría, los besos jugueteaban en mi carne y con facilidad, la piel se acostumbró a la boca que, vagabundeando multiplicó la sensibilidad adormilada. El cabello en tus manos, ondas efervescentes en vaivenes de mi espalda, agitaban el ritmo, y fuimos un movimiento. Entre lucecitas, sin notarlo, te di el control de los días, mi vida fue en las piernas y caí en el mando, encendida en tu complexión delegada. El ímpetu en cada relampagueo, era una centella en mis huesos, estremeciendo interior y dobleces. Mis sentidos se desplomaron en cielos grisáceos, rendida ante el éxtasis desde mi otro punto, desde mi hembra enamorada, desde mi reina líquida. Cada noche en tus brazos, valía más que cualquier triunfo, inteligentemente apartaste mi existencia de todo lo que me rodeaba, hasta quedar solamente tú. Ohhhh... ¿Pero quién entra al mañana, un día antes? Una invitación redactada en letras doradas liberó misterios, ahí, ante mis ojos, el dictamen a cada una de tus desapariciones. Frente a una mujer hubiera peleado... Los rumores sueltos y sin recato hablan de mí. “Desaparición de un hombre de negro, extraña enfermedad, cansancio o simplemente, se durmió mientras se renovaba en su bañera”.
El destino enfureciéndose colocó mi partida en tus manos, celebras mi siguiente paso con una casulla lila. ¡Qué artificial suena hoy el evangelio en tus labios! Apresuras el rito, y las palabras no encuentran orden, ante el asombro de tus feligreses, elevas el brazo derecho para rociarme el último adiós, tus piernas se doblan con el acercamiento y caes a mi lado, el agua bendita hiere tu corazón y mi féretro. Pronto estarás conmigo, hoy emprendes el desliz. Yo te espero, Juan Pablo.



Navojoa Sonora, octubre 16 de 2001