Translate

Monday, June 28, 2010

El Ayuntamiento de Navojoa trata de enredar a los artistas: Noticiario cultural/Carlos Moncada Ochoa


Noticiario cultural/Carlos Moncada Ochoa




El Ayuntamiento de Navojoa trata de enredar a los artistas



La semana pasada contamos al Lector que el Ayuntamiento de Navojoa, luego de adornarse con la visita de docenas de intelectuales que llevaron a la perla del Mayo parte del importante encuentro literario “Bajo el asedio de los signos”, se negaron a pagar los gastos, como se habían comprometido los funcionarios. Llevó en esto la peor parte la escritora Mara Romero, una de las organizadoras del evento anual, con sede en Ciudad Obregón.



El incumplimiento generó la protesta enérgica de la escritora Elia Casillas, vecina de Navojoa, a quien tampoco repusieron lo que gastó de su bolsillo en una cena para los escritores en la que se colaron los funcionarios navojoenses.



Ahora parece que el Ayuntamiento intenta enredar a los artistas para no pagarles, convirtiendo una reclamación sencilla en un intríngulis burocrático. El contralor municipal Marco Antonio Valenzuela Espinoza, pidió a la señora Casillas “que ratifique su queja (para) así poder darle formalidad al procedimiento administrativo y poder tener un mejor actuar (“poder tener un mejor actuar”: ¿qué idioma es éste?), así como también solicitarle “en caso de que se tengan, pruebas y testigos que puedan ayudarnos a comprobar la irregularidad”.



Elia respondió que “Mara (Romero) sí les dio facturas que hicieron perdedizas las autoridades correspondientes” y que con esa conducta sólo lograrán que el próximo encuentro “no vaya llevarse al cabo por culpa de autoridades tan descuidadas o… ¿debo decir corruptas, ladronas?” Agrega: “Es un hecho deplorable para Navojoa ya que somos el patito cagado del Estado de Sonora”.



La escritora considera que es absurdo pedir testigos pues aparte de que asistieron unos 350 vecinos de Navojoa al acto, también participaron en la actividad artística el regidor Renaldo Ríos y el prestigiado maestro Lombardo Ríos.



Elia Casillas es conocida por el trabajo que ha desarrollado en el campo social durante varios años, pero me temo que los burócratas del Ayuntamiento no piden pruebas de que se hubiera realizado el encuentro o se haya servido la cena, sino de que los funcionarios se comprometieron a pagar los gastos. De hecho, la petición del Contralor va encaminada a lavarse las manos, a menos que atienda la petición que al final de su mensaje le formula la escritora:



“Usted sólo necesita sentido común, amor al pueblo y respeto por el puesto que ocupa, sólo eso”.



Opino que el penoso caso se resolverá si interviene el presidente municipal fundado en el sentido común, el amor al pueblo y el respeto por el puesto que ocupa, sólo eso”.

Friday, June 25, 2010

Armando Vega-Gil CHICOGRANDE

CHICOGRANDE


armando vega-gil

 
Allí va un hombre, un hombre atroz, hermoso y vil como un sol de granate montado en el lomo que hierve de un caballo: es él una estopa de piel hendida, hilacho de carne, sus adentros están rotos por un proyectil de plomo. ¿Está vivo? O...

 
--¿Pues qué traes, Chicogrande, qué traes? ¿Estás muerto, hermano, soldado del pueblo, miliciano del futuro?



En él, dentro de sí, la frontera de la vida y el silencio absoluto se desborra, va y viene apenas en un pendular exultante, como los cascos de la bestia de crines endurecidos por los coágulos que vomita el hombre, un hombre que es algo más que un hombre: él es «todos los hombres de la tierra» vueltos un esfuerzo que sólo un dios desgarrado puede ofrendar. El alazán que lleva en ancas el suspiro de este mensajero, de este salvador, se dobla bajo el peso del mundo, una nada tan densa y apretada sobre la respiración superficial de un pulmón anegado en sangre, que va a quién sabe dónde, quizá allá, atrás de ese cerro donde Dios se detuvo a llorar por todos los muertos de esta revolución que va a ninguna parte, por los rumbos de la noche interminable de la sierra. Lo persigue un pelotón de soldados yanquis para dar con Villa, él es un señuelo, es un frente a descubierto, lo sabe.

 
--¿Estoy vivo o estoy muerto?


--¿Pues qué traes, Chicogrande, qué traes? Claro que estás vivo. ¡Ándale pues! No te derrumbes, no mires hacia dentro, hacia la oscuridad que ya te cubre en el pequeño paraje interno que te aprisiona. Tienes una tarea, debes cumplirla a pesar de todo, a pesar de ti mismo; no puedes morir ahora, que morir es tan fácil, lo que es difícil es vivir correctamente y tu vas trotando en un caballo que eres tú mismo, como un centauro, como el Centauro del Norte, pues él te espera con la pierna destrozada en una cueva perdida en la inmensidad extraviada. No, no permitas que den con él, sálvalo. No me mires así, no te desangres, ¿pues qué traes, Chicogrande, qué traes?



Su brazo está tenso, apunta con una arma al médico yanqui que puede salvar a Francisco Villa, y Chicogrande y Villa están unidos por los vasos comunicantes de la agonía. Pero uno debe sobrevivir, y Chicogrande ya no está en su cuerpo, se ha ido, pero no tan lejos, no, señores, él está aún asido al cuerpo que es ya un cadáver, él ya es otro, y como todos los que van ya en pos de la muerte, es azuzado por un estallido de vida, un segundo aire, la lucidez que recobra el alma y la carne para bien despedirse del mundo, despedirse como un hombre de honor, como un dorado de Villa.



--¿Pues qué traes, Chicogrande, qué traes? Ya llevas a punta de pistola al médico para el general Villa, no caigas, no desmayes, no mueras. Habla, grita. ¡Viva Villa, jijos de la chingada! ¡Pinches gringos asesinos! Tú lo sabes bien, lo sabes mejor que nadie, la vida de Villa es la suma de todas nuestras vidas, y todos nuestros alientos es su respiración, y el tamborileo de nuestros corazones y la fiebre y la tos del general son nuestras. Para todos todo, para nosotros nada. La guerra no debe concluir, no así, no deben vencernos. Resiste. Resiste. Que los que buscan a Villa te vienen pisando la sombra. Van por su cabeza, quieren llevarlo como un trofeo de regreso a Arizona o a Texas o a California. La venganza de El Álamo.



Pero la muerte al fin define su territorio y se lleva el ánima del hombre. Pero un cadáver cabalga aún por la montaña, y el pelotón de cazadores persigue a un fantasma. La vida persiste, pues, luego de la muerte, y permanecemos como un acto en el mundo.


--¿Pues qué traes, Chicogrande, qué traes, que vienes atado a tu silla de montar con unas ramas de mezquite, y corres por los valles y las barrancas con los rangers siguiéndote a ninguna parte? Tú vas a cumplir con tu misión con la dignidad de un héroe, ellos no, ellos no saben de honor ni de sabiduría, ellos son sólo perros de caza, una jauría de galgos rubios y colorados envenenados por el odio y la discriminación. No, Chicogrande, no dejes de cabalgar jamás, que todos vamos ahora en las ancas de tu alazán yendo a hacia allá, ¡mira!, tras ese cerro donde Dios se detuvo a llorar por todos los muertos que cobró una revolución que no nos llevó a ningún lado.

 Cabalga en paz, Chicogrande, vamos contigo.

Thursday, June 24, 2010

La Independencia en las letras: Perla Julieta Ortiz Murray

La Independencia en las letras


Reseña de una edición que pudo haber aspirado a más….



Perla Julieta Ortiz Murray.





Tengo en mis manos un pequeño libro –poco más de noventa páginas y edición del Instituto Sonorense de Cultura- titulado “La Independencia en las Letras” , mismo que ostenta en su directorio, desde el nombre del Gobernador de nuestro Estado, hasta el de la editora y el diseñador gráfico –cual debe ser- pasando por el del Secretario de Educación y Cultura, el de la Directora General del propio ISC y su Coordinador Editorial y Literario. Buena la intención, pero en el andar de las ocurrencias culturales, el mencionado libro, más que un orgullo, es una molesta piedra en el zapato. Veamos porqué:



1. Tratándose de la institución cultural sonorense por excelencia, es muy poco serio de su parte presentar un texto cuyo prefacio ostenta la firma de quien funge como Directora General de esa institución, no con su nombre –María Dolores Coronel Gándara, como sí queda asentado en la página correspondiente al comité anteriormente citado- sino con su hipocorístico “Poly” rubricado con sus apellidos, e indicador de poco profesionalismo.



2. Si se pretende hacer llegar al lector un compendio de obra literaria, lo ideal es la ponderación mínima del respeto hacia ella y su autor a través del uso correcto de la ortografía utilizada cuando se escribió, no de la nuestra o de la de nuestro tiempo y tocante a esto, la susodicha edición cojea lamentablemente. Pase que en todo impreso se presenten de vez en cuando lo que podríamos llamar “errores de dedo”, sin embargo, es correspondencia del mínimo cuidado editorial la no reiteración de dichas faltas, como lamentablemente vemos en la obra aludida. Para muestra, unos cuantos botoncitos bastan:





a. En la estrofa sextilla introductoria (novena página) del siglo XIX y de autor anónimo, centrada y con tipografía de elevado puntaje, encontramos el primero de ellos: “Abre lo ojos pueblo mexicano y/ aprovecha ocasión tan oportuna,/ amados compatriotas, en la mano/ las libertades ha dispuesto la fortuna;/ si ahora no sacudís el yugo hispano/ miserables seréis, sin duda alguna.

b. La excelencia de Juan Díaz Covarrubias al escribir la novela “Gil Gómez el insurgente o la hija del médico”, no valió para que, en el capítulo once, titulado “Lo que valía la cabeza de Hidalgo”, el mal dedo del o la capturista hiciese de las suyas (cito nuevamente): Página 54, primer párrafo: “Era una intimación que el cura de Dolores le hacía para que *depudiese las armas”. Página 55, primer párrafo: “….que comprendiendo que corrían el peligro de perder su vida, trataban de vendarla lo más caro posible y resistir hasta el último **memento”. Página 57, párrafo tercero: “En uno de los puntos más desamparados y más expuestos a los fuegos del bastión, había un hombre de estatura elevada y ***hércules formas, etc.”

c. Don José Joaquín Fernández de Lizardi corrió con igual suerte: Su diálogo teatralizado “La Paya y la Mexicana” también sufrió los embates del descuido: En la página setenta, segunda intervención del personaje llamado “la mexicana” , se dice “Esto será en el orden; pero hay muchos pedantes y majaderos que lo que entienden, lo desprecian sólo por esta razón, etc….”, cuando en el original, la frase destacada en negritas dice textualmente: “que lo que no entienden”, con lo cual, su sentido cambia por completo. El mismo desafortunado personaje, en la misma página, en su tercera intervención, mal dice –que no maldice- por mano del infortunado oficioso de la palabra escrita (léase de nuevo capturista, pues) “….y sin advertir que es una necesidad juzgar por las apariencias….etc.”, cuando el texto del maestro Lizardi menciona claramente la palabra necedad, en lugar de necesidad. Triste forma de cambiar el mensaje en un texto literario. Probablemente, como dice el dicho, si el autor lo viera, volvería a morirse….



3. Por otra parte, al ponernos a leer, jamás pensamos en si el libro se nos va a deshojar al abrirlo y desgraciadamente, éste es el mejor ejemplo de ello: la página cuarenta y uno se me cayó al suelo, la cincuenta y uno y la cincuenta y dos ya quieren hacer lo mismo y la ochenta y cinco va por el mismo rumbo.



Por si todo lo anterior no fuese suficiente, la compilación en sí no es gran cosa: En un Estado donde lo que se quiere es salir del demeritante lugar treinta y uno ocupado por Sonora en la prueba enlace, en lo referente a lectura, la selección realizada es pobre en cuanto a que los escritores ofrecidos en ella, si bien son de los más reconocidos en el ámbito de las letras nacionales –cuando el capturista respeta la ortografía y estructuración de la obra- son también los leídos por cualesquier alumno de primaria y no se toma en cuenta la existencia de otros quizá no tan populares, pero sí con la calidad suficiente como para figurar y darle mayor amplitud al pobre catálogo del lector, como Francisco Luis Ortega: (“En la instalación de la diputación provincial de México”, elogio al Virrey Apodaca, por permitir la instalación de la asamblea popular en el año de 1820, contrariando a la opinión española conservadora, o “A Iturbide en su coronación”, serie de diecisiete sextetas). Es también el caso de poetas como José María Roa Bárcena, Manuel Brioso y Candiani, José Rosas Moreno, Juan de Dios Peza, Luis García de Arellano, todos ellos autores de excelentes piezas épicas o alabadoras de la personalidad de los próceres independentistas, o bien, del peruano José Santos Chocano (“La campana de Dolores” y “Presencia de Hidalgo”). En el tema de los ensayistas, inexcusable es la falta de Fray Servando Teresa de Mier, con sus deliciosas “Carta de un americano al español” y “¿Puede ser libre la Nueva España?”, prodigios del buen humor y del mejor escribir.



Con ser éste un texto con pretensiones de recordatorio literario, para una edición próxima nos atrevemos a sugerir la inclusión de un historiador como Andrés Quintana Roo, que fue no solo parte activa en la lucha, sino una excelente pluma difusora de los ideales por los que se peleaba en ella (permítaseme recordar su “Historia de la Revolución Mexicana”, entendido aquí, por supuesto, que no se refiere a la guerra interna suscitada cien años después, sino a la “Revolución de Independencia” como llamaron los primeros cronistas al suceso armado origen del México de nuestros días).



Punto de relevancia primordial es también que los escritores mencionados líneas arriba, excepción hecha de Santos Chocano, fueron asimismo los primeros humanistas mexicanos de la etapa independiente ¿significativo, verdad?



Como vemos, material para elaborar una antología digna, sobra; intenciones de hacerlo, quien sabe……





Ciudad Obregón, Son.; 02 de Junio de 2010.

Saturday, June 19, 2010

Carlos Monsiváis


domingo, noviembre 11, 2007


Carlos Monsiváis



Los desniveles de las promesas



Carlos Monsiváis

11 de noviembre de 2007



¿Quién les cree y a qué horas? El poder de convencimiento de la clase gobernante se agota, y ya no lo renueva como antes la falta de alternativas tan resumible en una frase: "En algo tiene uno que creer, aunque sea en la capacidad de autoengaño". ¿Qué queda de las llamadas a la resignación (así, literalmente) del inefable Ernesto Zedillo, que les pedía sacrificio a las clases populares porque, y esto lo omitía, faltaba poco para que les demandara más sacrificio? ¿En dónde se alojan las promesas del multicomplotista Carlos Salinas de Gortari que, con la gallardía previsible, exigió que la población (de pie naturalmente salvo los inválidos) cantara el Himno Nacional ante el televisor porque, oh dioses de la Solidaridad, el peso de la deuda externa se había levantado en definitiva de los hombros de los mexicanos?



¿Y qué comentar sobre ese gigantesco trapiés, para darle algún nombre, Vicente Fox, el poseedor del inconsciente moral más rapiñoso que se recuerde, que se permitió todos los días promesas que no respondían a nada, no iban a lado alguno, no tenían asideros, pero le fomentaban la egolatría desde la cual aseguraba que había liberado al pueblo de sus cadenas, iniciado la independencia nacional, inaugurado la ruta de la prosperidad? Sólo en el caso de Fox, que trasciende toda lógica (¡ríndete Descartes!) es posible afirmar que las certezas eran más abominables que las promesas. Y la señora Marta, que se prometía a sí misma (cada miembro de la clase gobernante es, en primera instancia, su propio pueblo crédulo) que sería la presidenta de la República.





* * *

El estilo personal de prometer... Carlos Salinas extraía del refrigerador su voz más untuosa, solícita, almibarada, y la lanzaba con arrojo y a propósito del Programa Nacional de Solidaridad, decía (varias veces) frases como la siguiente: "Nadie podrá decir de ahora en adelante que hay un solo mexicano olvidado en México", y al concluir la frase usaba su sonrisa notarial para certificar que de los presentes física o espiritualmente el 99% confiaba en él con desbordamiento (el 1% se extravió en la bruma de las encuestas).



La voz de Zedillo no variaba. ¿Para qué? ¿Para qué concederle a esa errata de las estadísticas, la sociedad, la cortesía de las atenciones? Si no le creían, ellos se lo perdían, y si le creían era cosa suya. A un tecnócrata o, como hubiese preferido que se le conociera, a un estadista informático siempre le llegan tarde las adhesiones o las críticas. Lo fundamental —la decisión y el aplauso impersonal— ya ocurrieron, y esa fe acentuaba en Zedillo la monotonía que era fracaso de la vocalización y triunfo de la indiferencia. ¿Para qué esforzarse si la voz es en toda circunstancia la traidora de los hechos? "No te calientes granizo".



* * *

La voz de Fox es y sigue siendo, Señor Presidente de la Eternidad, inseparable del movimiento de los ojos, a punto del desorbitamiento, Fox, un desconocedor del valor de las palabras, del sentido rítmico de las palabras, y de las palabras en general, usa en su caso del desencuentro de la mirada y la expresión verbal, al subrayar algo que no está diciendo. Es patético su esfuerzo por exhibirse como un orador de masas, y es lamentable el rumbo de su dicción que se extravía, tropieza, vuelve a la acción con inflexiones como de puñalada trapera, se levanta de la lona y se sube al ring equivocado. Todo, supongo, para desconcertar al enemigo, a la cruel y voraz sintaxis. Y luego del trasiego verbal, las promesas se esfuman. Algo dijo pero la crítica se desató mucho antes, porque todos ya están al tanto: lo que haya dicho no tiene que ver con lo que cree estar diciendo.



* * *

Felipe Calderón no acaba de persuadirse de lo obvio: la voz monótona, la más usual en cualquier sociedad no compuesta por gente de teatro, puede ser y lo es con gran frecuencia, sincera y si no transmite emociones altisonantes sí logra llevar a los interlocutores la promesa del compromiso: esto que digo sin emoción audible, lo creo y no se fijen en mi voz sino en mis actos. Pero no, el presidente Calderón se cree al mando de su resonancia auditiva, y se siente capaz de sensibilizar al auditorio, el presente y el virtual, con sus arrebatos, sus gajos de temperamento iracundo, sus promesas de distinta índole, su "caiga quien caiga", su "no nos dejaremos amedrentar". Al hacerlo, no repara en lo obvio: alzar la voz sin entrenamiento previo conduce a la falsificación del discurso, porque el énfasis no se ajusta a las frases, las obliga a salirse de cauce, a la intrepidez montañista, a lo que se quiera menos a la relación directa y racional entre lo escrito y lo pronunciado.

Con la ansiedad que le autoriza al gasto inaudito en su autopromoción, con la seguridad de que su voz está a punto de ser un utensilio hogareño de tanto que se oye en radio y televisión, Calderón promete, amenaza, halaga, ignora la crítica, subraya su propia, inmanente, notable perfección. ¿Por qué no? En su campaña para evitar que López Obrador llegara a la Presidencia, lo que por supuesto lo beneficiaría de paso, Calderón se comparó con el Señor Increíble del filme de animación, que —así lo expresó— de día es un empleado más, pero de noche sale a la calle a combatir el mal acompañado de su familia. ¿Qué agregar a lo anterior? Que el levantamiento airado de la voz equivale a la levitación anímica, todo grito inesperado surca el cielo con capa y máscara y traje rojo.



* * *



En mayo de 2007 Calderón, con energía que sacudió los sismógrafos, se opuso a la falacia: "ese determinismo del calentamiento global". Bien por Bush. Ahora, en ocasión de esta temporada cinegética de la fotogenia (la caza de fotos, don Vicente, a eso me refiero), Calderón culpa directamente de la catástrofe al calentamiento global, de seguro un peligro para México. ¿Qué lo hizo cambiar? Como no lo oí sino lo leí, y me falta en el testimonio del alza o la disminución guturales, no sé si se rindió ante el determinismo o si incluyó la autocrítica en un giro contrito de la voz, pero, supongo, más bien se blindó (uno habla con el vocabulario de la época para que no lo acusen de apátrida) con el mensaje de Al Gore para prevenir lo que no consiguió evitar: la crítica a la corrupción inmensa de priístas y panistas (los buenos discípulos), a la impreparación y a la ineficiencia que alcanzan a su gobierno.



¡Ah, el calentamiento global! No nos amedrentará, no permitiremos que circule libremente por nuestro territorio, ya libramos la orden de arresto, las fuerzas del orden lo presentarán en tribunales. La voz del mandatario se calma por el momento, él llena el saco de arena, le toman las fotos y videos, los damnificados se saben ante un líder y el coro de aprobación que lo sigue de lejecitos lo aprueba. A las grandes catástrofes la voz enardecida. Y que le tomen otras fotos.



Escritor



Publicado por Olimpia en 10:07 AM
domingo, noviembre 11, 2007


Carlos Monsiváis



Los desniveles de las promesas



Carlos Monsiváis

11 de noviembre de 2007



¿Quién les cree y a qué horas? El poder de convencimiento de la clase gobernante se agota, y ya no lo renueva como antes la falta de alternativas tan resumible en una frase: "En algo tiene uno que creer, aunque sea en la capacidad de autoengaño". ¿Qué queda de las llamadas a la resignación (así, literalmente) del inefable Ernesto Zedillo, que les pedía sacrificio a las clases populares porque, y esto lo omitía, faltaba poco para que les demandara más sacrificio? ¿En dónde se alojan las promesas del multicomplotista Carlos Salinas de Gortari que, con la gallardía previsible, exigió que la población (de pie naturalmente salvo los inválidos) cantara el Himno Nacional ante el televisor porque, oh dioses de la Solidaridad, el peso de la deuda externa se había levantado en definitiva de los hombros de los mexicanos?



¿Y qué comentar sobre ese gigantesco trapiés, para darle algún nombre, Vicente Fox, el poseedor del inconsciente moral más rapiñoso que se recuerde, que se permitió todos los días promesas que no respondían a nada, no iban a lado alguno, no tenían asideros, pero le fomentaban la egolatría desde la cual aseguraba que había liberado al pueblo de sus cadenas, iniciado la independencia nacional, inaugurado la ruta de la prosperidad? Sólo en el caso de Fox, que trasciende toda lógica (¡ríndete Descartes!) es posible afirmar que las certezas eran más abominables que las promesas. Y la señora Marta, que se prometía a sí misma (cada miembro de la clase gobernante es, en primera instancia, su propio pueblo crédulo) que sería la presidenta de la República.





* * *

El estilo personal de prometer... Carlos Salinas extraía del refrigerador su voz más untuosa, solícita, almibarada, y la lanzaba con arrojo y a propósito del Programa Nacional de Solidaridad, decía (varias veces) frases como la siguiente: "Nadie podrá decir de ahora en adelante que hay un solo mexicano olvidado en México", y al concluir la frase usaba su sonrisa notarial para certificar que de los presentes física o espiritualmente el 99% confiaba en él con desbordamiento (el 1% se extravió en la bruma de las encuestas).



La voz de Zedillo no variaba. ¿Para qué? ¿Para qué concederle a esa errata de las estadísticas, la sociedad, la cortesía de las atenciones? Si no le creían, ellos se lo perdían, y si le creían era cosa suya. A un tecnócrata o, como hubiese preferido que se le conociera, a un estadista informático siempre le llegan tarde las adhesiones o las críticas. Lo fundamental —la decisión y el aplauso impersonal— ya ocurrieron, y esa fe acentuaba en Zedillo la monotonía que era fracaso de la vocalización y triunfo de la indiferencia. ¿Para qué esforzarse si la voz es en toda circunstancia la traidora de los hechos? "No te calientes granizo".



* * *

La voz de Fox es y sigue siendo, Señor Presidente de la Eternidad, inseparable del movimiento de los ojos, a punto del desorbitamiento, Fox, un desconocedor del valor de las palabras, del sentido rítmico de las palabras, y de las palabras en general, usa en su caso del desencuentro de la mirada y la expresión verbal, al subrayar algo que no está diciendo. Es patético su esfuerzo por exhibirse como un orador de masas, y es lamentable el rumbo de su dicción que se extravía, tropieza, vuelve a la acción con inflexiones como de puñalada trapera, se levanta de la lona y se sube al ring equivocado. Todo, supongo, para desconcertar al enemigo, a la cruel y voraz sintaxis. Y luego del trasiego verbal, las promesas se esfuman. Algo dijo pero la crítica se desató mucho antes, porque todos ya están al tanto: lo que haya dicho no tiene que ver con lo que cree estar diciendo.



* * *

Felipe Calderón no acaba de persuadirse de lo obvio: la voz monótona, la más usual en cualquier sociedad no compuesta por gente de teatro, puede ser y lo es con gran frecuencia, sincera y si no transmite emociones altisonantes sí logra llevar a los interlocutores la promesa del compromiso: esto que digo sin emoción audible, lo creo y no se fijen en mi voz sino en mis actos. Pero no, el presidente Calderón se cree al mando de su resonancia auditiva, y se siente capaz de sensibilizar al auditorio, el presente y el virtual, con sus arrebatos, sus gajos de temperamento iracundo, sus promesas de distinta índole, su "caiga quien caiga", su "no nos dejaremos amedrentar". Al hacerlo, no repara en lo obvio: alzar la voz sin entrenamiento previo conduce a la falsificación del discurso, porque el énfasis no se ajusta a las frases, las obliga a salirse de cauce, a la intrepidez montañista, a lo que se quiera menos a la relación directa y racional entre lo escrito y lo pronunciado.

Con la ansiedad que le autoriza al gasto inaudito en su autopromoción, con la seguridad de que su voz está a punto de ser un utensilio hogareño de tanto que se oye en radio y televisión, Calderón promete, amenaza, halaga, ignora la crítica, subraya su propia, inmanente, notable perfección. ¿Por qué no? En su campaña para evitar que López Obrador llegara a la Presidencia, lo que por supuesto lo beneficiaría de paso, Calderón se comparó con el Señor Increíble del filme de animación, que —así lo expresó— de día es un empleado más, pero de noche sale a la calle a combatir el mal acompañado de su familia. ¿Qué agregar a lo anterior? Que el levantamiento airado de la voz equivale a la levitación anímica, todo grito inesperado surca el cielo con capa y máscara y traje rojo.



* * *



En mayo de 2007 Calderón, con energía que sacudió los sismógrafos, se opuso a la falacia: "ese determinismo del calentamiento global". Bien por Bush. Ahora, en ocasión de esta temporada cinegética de la fotogenia (la caza de fotos, don Vicente, a eso me refiero), Calderón culpa directamente de la catástrofe al calentamiento global, de seguro un peligro para México. ¿Qué lo hizo cambiar? Como no lo oí sino lo leí, y me falta en el testimonio del alza o la disminución guturales, no sé si se rindió ante el determinismo o si incluyó la autocrítica en un giro contrito de la voz, pero, supongo, más bien se blindó (uno habla con el vocabulario de la época para que no lo acusen de apátrida) con el mensaje de Al Gore para prevenir lo que no consiguió evitar: la crítica a la corrupción inmensa de priístas y panistas (los buenos discípulos), a la impreparación y a la ineficiencia que alcanzan a su gobierno.



¡Ah, el calentamiento global! No nos amedrentará, no permitiremos que circule libremente por nuestro territorio, ya libramos la orden de arresto, las fuerzas del orden lo presentarán en tribunales. La voz del mandatario se calma por el momento, él llena el saco de arena, le toman las fotos y videos, los damnificados se saben ante un líder y el coro de aprobación que lo sigue de lejecitos lo aprueba. A las grandes catástrofes la voz enardecida. Y que le tomen otras fotos.



Escritor



Publicado por Olimpia en 10:07 AM

Carlos Monsiváis: Frases


" Ya no le diga cinismo. Dígale sinceridad"




-Este país no tolera a sus genios. O los expulsa o los hace presidentes de la República (atribuida indistintamente a José Vasconcelos y a Pascual Ortiz Rubio).



-Si no fuera por el cinismo, la verdad habría pasado definitivamente de moda (atribuida sin fundamento a F. Ramírez A., político que nunca dice frases que no le haya escuchado a su abuelo).



-Los que desconfían de la mercadotecnia política hacen bien en amargarse por fracasados (lector que no se identifica por miedo a los asaltos. Tepatitlán, Jalisco).



-Cuando veas que ya nadie te toma en serio, es el momento de luchar por un socialismo sin la mínima desviación reformista (Vladimir Sectar. Ocosingo, Chiapas).



-El fraude electoral es la cortina de humo de la clase gubernamental para ocultar la pésima selección de su candidato (Wilebaldo Guadarrama. Morelia, Michoacán).



-Todos tenemos derecho a la libertad de expresión, pero no mientras pasan los comerciales en la tele (V. Fox. Asociación Nacional de Pulimento Verbal).



-El tránsito a la democracia lo inician los aztecas al proponerse ir en busca de Tenochtitlán. Hemos avanzado, los aztecas ya están a punto de salir de Aztlán (senador S. Creel).



-Frase histórica es aquella que encabeza adecuadamente una campaña de movilización del desánimo (publicista Dick Morris en consigna enigmática).



-La impunidad es la madre de todas las virtudes que la sociedad reconoce (C. Cabal Peniche. Profesión: acusado injustamente).



-Sólo cometen fraude los que no tienen para pagar la fianza (I. Rodríguez, El Dechado de Dios. Profesión: acusado injustamente).



-Si no se les confía el dinero de los trabajadores a los pobres, éstos lo derrocharán en unos cuantos segundos (ganan poco). Por eso, la obligación del gobierno es entregarles el dinero de los trabajadores a los bancos para que éstos se enriquezcan todavía más en unos cuantos minutos (ganan demasiado). (E. Gamboa Patrón, filántropo y autor del libro de reflexiones morales Va pa´trás, papá).



-Después de mí, la sequía (promocional de Semarnat).



-La guerra no es lo contrario de la paz sino de la falta de crecimiento de la industria armamentista (C. Rice, oficinista bélico).



-La libertad de expresión no incluye la crítica. Eso sería como envilecer el sistema de alabanzas (atribuidas al Consejo Coordinador Empresarial, aunque este organismo no suele razonar sus desdenes).



-Lo que más dividendos nos deja es la gestoría de problemas. A las comunidades que la pasan muy bien les gestionamos algún problema grave para que se entretengan viendo que no lo pueden resolver (Central Nacional Campesina 1940-2007).



-El sistema metafórico de los políticos es como un juego de futbol a base de autogoles. Así es "la democracia a la mexicana" (C. Romero Hicks, político tradicionalista y científico instantáneo).



-Hay afirmaciones de los presidentes de la República que sólo necesitan de unas cuantas estatuas para convertirse en el Paseo de la Reforma (vocero R. Aguilar. Lucidez en disponibilidad).



-Son unos subversivos antipatrióticos los que creen que en el término "pensamiento empresarial" la gran exageración del sustantivo está corregida, y a fondo, por la tradición conceptual del adjetivo (de un discurso del CCE).



-La responsabilidad de la situación catastrófica de la economía es de la oposición de izquierda, por conducir tan mal la creación de empleos, y por querer privatizar los energéticos a sabiendas que ya se concedieron de antemano a nuestros hermanos de Norteamérica (G. Ortiz, funcionario del Banco de México).



-Una receta del éxito: primero seleccione los elogios y luego busque a un depositario agradecido que esté en el gobierno y necesite asesores (Confederación de Intelectuales Independientes y Críticos en Contra del Populismo).



-Un grupo de historiadores cercano al Partido Acción Nacional estableció sin lugar a dudas que en la anécdota famosa de Miguel Hidalgo y Costilla que grita "¡Viva México! ¡Viva la Independencia!", al sacerdote de marras se le cita fuera de contexto (señor C. Abascal, teólogo).



-Hay que ser fiel a los ideales pero nunca al extremo de tenerlos presentes (T. Talamontes. Atotonilco, Bosques de las Lomas).



-La autocrítica está muy bien, mientras no tenga que ver con uno mismo (Atanasio Rodríguez B., Ciudad del Carmen, Australia).



-Un político que tiene algo sensato que decir es un individuo que no ha pensado bien sus palabras (señor Etelberto Olivares. Cochupícuaro, Zacatecas)



-Filosofía de la vieja izquierda: si dejas que las masas se te acerquen, no vas a llegar a tiempo a tu reunión del Consejo Nacional. Y recuerda: lo que no cabe en un cubículo, se te vuelve incontrolable en el partido (J. Ortega del Aura Rentada. Agandalle, Chiapas)



-Gobierno que cede un milímetro de poder es gobierno que se arriesga a la prueba del tiempo (M. Jiménez, Ratón Loco, San Luis Potosí)



Escritor Carlos Monsiváis

Friday, June 04, 2010

Programa Horas de Junio 2010

Jueves 3










Lugar: Auditorio de la Sociedad



Sonorense de Historia







Calle Rosales y Elías Calles







Mesa 5



10:00 a 11:00 hrs.



Moderador: Casildo Rivera



Guadalupe René Pérez Ríos (Guaymas)



José Luis Barragán (ColimaSon)



Fausto Guerrero Fonseca (Granja Sotomayor)



Gloria del Yaqui (Pueblo del Yaqui, Sonora)



Delia Azucena Meraz Barragán (La Cuauhtémoc)







Mesa 6



11:00 a 12:00 hrs.



Moderador: Pío Daniel



Mara Judith Abdala Torres (Villa Juárez)



Rosío Rendón



Eleazar “Cheyk” Bórquez Moreno (Cobachi)



Josefina “La Pina” Saucedo (Guaymas)



Bruno Hernández (Guaymas)







Mesa 7



12:00 a 13:00 hrs.



Moderador: Gloria del Yaqui



Alejandra Botto (Texas)



Iván Figueroa (Hermosillo)



Juan Diego González (Guaymas)



Omar Bravo (Hermosillo)



Raquel Sámano (Cajeme)



Carlos Sánchez (Las Pilas)







Mesa 8



13:00 a 14:00 hrs.



Moderador: José Juan Cantúa Terán



Alba Brenda Méndez (Caborca)



Daniel Camacho (Cajeme)



José Terán (Batuc)



Carlos Moncada (Cajeme)



Jorge Ochoa (Hermosillo)



RECESO



14:00 a 16:00 hrs.







Mesa 9



16:00 a 17:00 hrs.



Moderador: Alán Inclán Campoy



Cynthia Reyes (Hermosillo)



Alejandra Mendívil (Hermosillo)



Francisco Landavazos (Mazatán)



Ana Alejandra Robles (Hermosillo)



Oscar Grajeda (Hermosillo)







Mesa 10



17:00 a 18:00 hrs.



Moderador: Omar Navo



Omayra Garcés (Chihuahua)



Iván Ballesteros (Hermosillo)



Juan Pablo Aldaco (SonoDF)



Fidelia Caballero (San Luis Río Colorado)



Norma “Buba” Alarcón (Chihuahua)







Mesa 11



18:00 a 19:00 hrs.



Moderador: Ignacio Mondaca



Margarita Oropeza (Hermosillo)



Alexander Zanches (Panamá)



Julio Ernesto Tánori (Hermosillo)



José Juan Cantúa Terán (Hermosillo)



Miguel Manríquez (Guaymas)







Mesa 12



19:00 a 20:00 hrs.



Moderador: Alejandro Aguilar Zeleny



Ale Proaño (Ecuador)



Daniel Charles Thomas (California)



Francisco Luna (El Mariachi)



Zoelia del Carmen Frómeta Machado (Cuba)







Mesa 13



20:00 a 21:00 hrs.



Presentación: Miguel Manríquez



RECITAL POÉTICO DE JUAN BAÑUELOS



Presentación: Toque y son



21:00 hrs.







Viernes 4







Lugar: Auditorio de la Sociedad



Sonorense de Historia



Cale Rosales y Elías Calles







Mesa 14



10:00 a 11:00 hrs.



Moderador: Daniel Camacho



Ester Carter (Ures)



Cristina Sáinz Sotomayor (Huatabampo)



Esteban Bohórquez Caudillo (Jalisco)



Luis Lope (Ley 57)



Juan Enrique Ramírez Hernández (Guaymas)



Manuel Parra (Hermosillo)



Rubén Macías y Carlos Macías (Chihuahua)



acompañados en la guitarra de Almitri



Díazmuñoz







Mesa 15



11:00 a 12:00 hrs.



Moderador: Glenda Moreno



Iván Farías (Tlaxcala)



César Cortés (México, DF)



Luis Alberto Valdez (NL)



Hugo César Moreno Hernández (Estado de



México)



Nahum Torres (Ciudadanía Portátil)







Mesa 16



12:00 a 13:00 hrs.



Moderador: Fidelia Caballero



Arturo Soto Munguía (Cajeme)



Rubén Meneses (San Luis Río Colorado)



Josefa Isabel Rojas Molina (Cananea)



Francisco Morales (El Rosarito, BC)



Epigmenio Ibarra (México, DF)







Mesa 17



13:00 a 14:00 hrs.



Moderador: Franco Félix



Irma Quiroz Romo (Navojoa)



Magdalena Frías (Chihuahua)



Gabriel Montemayor (Texas)



Armando Alanís Pulido (Nuevo León)



Omar Navo (Chiapas)







RECESO



14:00 a 16:00 hrs.







Mesa 18



16:00 a 17:00 hrs.



Moderador: Roberto Algarra



Miguel Méndez (Arizona)



Ignacio Mondaca (SLRC)



Luis Enrique García (Hermosillo)



Arturo Valencia (Hermosillo)







Mesa 19



17:00 a 18:00 hrs.



Moderador: Roberto Castillo Udiarte



Arnulfo Vigil (NL)



Ana Karina V. Balderrábano (Tijuana, BC)



Armando González Torres (DF)



Pedro Aseff (Cuba)



Brandon Cesmat (California)







Mesa 20



18:00 a 19:00 hrs.



“Nosotros somos los culpables.



La tragedia de la Guardería ABC”,



de Diego Osorno



Comentarios: José Luis Martínez/Katia D



Artigues/ Carlos Aparicio







Mesa 21 (Literatura infantil)



19:00 a 19:45:00 hrs.



Moderador: Lorena Enriquez



Yuma Mariana Gertrudes Montaño Gaytán



(Hermosillo)



Marjori Lacenere Sánchez (Venezuela)



Francisco Hinojosa (México, DF)







TRIBUTO A ELENA PONIATOWSKA



20:00 a 20:45 hrs.



Raúl Acevedo Savín, José Luis Martínez







INAUGURACIÓN



20:45 hrs.



Heriberto Grijalva Monteverde (UNISON)



Oscar Ochoa Patrón (SEC)



Poly Coronel Gándara (ISC)



Alberto Nevarez (IMCATUR)



Sergio Barraza (STAUS)







Presentación del Libro



De la vida ordenada, de Miguel Ángel



Godínez, en el papel del contador Godínez,



el propio contador Godínez,



interpretado por Mariano Sosa.



21:00 hrs.







El hombre invisible (documental)



Dirección: Casildo Rivera



21:30 hrs.







Presentación: Susana Salcido y Juan Pablo







Sábado 5







Lugar: Auditorio de la Sociedad Sonorense



de Historia



Cale Rosales y Elías Calles







Mesa 22 (Estado civil: Poeta)



10:00 a 11:00 hrs.



Moderador: Alfonso García Cortéz



Olga García (California)



Sharon Vázquez (Tijuana, BC)



Mónica Morales (Tijuana, BC)



Rosario Orozco (Jalisco)



Hadia Farfán (Tijuana, BC)



Nidia Barajas (Tijuana, BC)







Mesa 23



11:00 a 12:00 hrs.



Moderador: Gerson Gómez



Anna Moncada (Columbus, Ohio)



Jacki Orr (Lafayette, Indiana)



Ernesto Moncada (Ciudad de Mexico, D.F.)



Phil Murray (Salinas, California)



Eduardo Bernal (Cochabamba, Bolivia)







Mesa 24



12:00 a 13:00 hrs.



Moderador: Víctor Hugo Barrera



Miriam García (Tijuana, BC)



Lorena Mancilla (Tijuana, BC)



Yohanna Jaramillo (Tijuana, BC)



Rafael Zamudio (Tijuana, BC)



Esmeralda Ceballos (Tijuana, BC)







Mesa 25



13:00 a 14:00 hrs.



Moderador: Joel Verdugo



Erich Moncada



Franco Félix



J.P. Fontes Calles



Ángel Flores



Pío Daniel







RECESO



14:00 a 16:00 hrs.







Mesa 26



16:00 a 17:00 hrs.



Moderador: Francisco Luna



Dominica Ocampa (México, DF)



Mónica Ávila (Tijuana, BC)



Roberto Castillo Udiarte (Tijuana, BC)



Alfonso García Cortéz (Tijuana, BC)



Alejandro Aguilar Zeleny (Yuma)







Mesa 27



17:00 a 18:00 hrs.



Moderador: Arturo Valencia



Iván Gomezcésar (México, DF)



Carmen Ros (México, DF)



Armando Alanís (México, DF)



Teresa Day (México, DF)



Francisco Grijalva (México, DF)







Escalinatas del Museo



de la Universidad de Sonora



19:00 hrs.







PREMIO NACIONAL DE LITERATURA CARLOS



MONSIVÁIS A ROSINA CONDE



21:00 a 21:30 hrs.



Un atisbo a la obra de Rosina Conde, por



Gabriela







Cosas qué decirle a Rosina, por



Fidelia Caballero, Juan Pablo Aldaco y Tito



Casas







El Piojo y La Pulga en acción!







Un canto para Rosina, por Nidia Barajas y



amigos







Domingo 6







Salida a La Manga,



San Carlos Nuevo Guaymas



10:00 hrs.







Mesa 28



14:00 a 15:00 hrs.



Moderador: Arturo Valencia



David Alejandro Martínez (Chihuahua)



Lorena Sosa Rodríguez (Chihuahua)



Esteban Domínguez (Hermosillo)



David Muñoz (Arizona)



Luis Orozco (Hermosillo)



Manuel Murrieta (California)



Víctor Luna (Sinaloa)







Mesa 29



15:00 a 16:00 hrs.



Moderador: Casildo Rivera



Quetzalli P. Ocampo (Ensenada, BC)



Juan Carlos Tito Calderón (Ensenada, BC)



Glenda Moreno (Hermosillo)



Felipe Mendoza (Sinaloa)



Omar Cadena (Hermosillo)



Elia Casillas (Navojoa)



Flora Calderón (Ensenada, BC)







Mesa 30



16:00 a 17:00 hrs.



Moderador: Ismael Mercado Andrews



Gerardo Hernández (Hermosillo)



Arturo Javier Flores González (México, DF)



Daniel Herrera (Coahuila)



Argentina Casanova (Campeche)



Carlos Reyes (Coahuila)



Elia Rodarte-Martínez (Nuevo León







PROGRAMA HORAS DE JUNIO



EN GUAYMAS







Viernes 4







Lugar: Club de Yates de San Carlos



Mesa 31



10:00 a 11:00 hrs.



INAUGURACIÓN



Javier Ballesteros



Director del IMCA-Guaymas



Presentación del Libro:



Crónicas Imaginarias de la cotidianidad, de



Gerson Gómez



Comentarios: Ingrind Tristana Montalvo



Landeros (SLP)



11:00 a 12:00 hrs.







RECESO



12:00 a 17:00 hrs.







Mesa 32



17:00 a 18:00 hrs.



Moderador: José Luis Ojeda Bravo



Francisco Javier Espinoza Ortega (Cajeme)



José Luis Ochoa González (Cajeme)



José Ángel Grijalva (Hermosillo)



Alexis Sánchez (Guaymas)







Mesa 33



18:00 a 19:00 hrs.



Moderador: Gerson Gómez



Julieta Monsalvo (Esqueda)



Ramón Santoyo (Guaymas)



Luis Alfredo Gastelum (Tijuana, BC)



Gilberto Gastélum (Guaymas)







Mesa 34



19:00 a 20:00 hrs.



Moderador: Alexis Sánchez



Carlos Valenzuela (Hermosillo)



Alonso Díaz de Anda (Jalisco)



Javier Ballesteros (Guaymas)



Luis Navarrete (Hermosillo)







Mesa 35



20:00 a 21:00 hrs.



Moderador: Javier Ballesteros



Alexander Sánches (Panamá)



Ingrind Tristana Montalvo Landeros (SLP)



Gerson Gómez (NL)



José Luis Ojeda Bravo (Guaymas)







Sábado 5



Lugar: Club de Yates de San Carlos



Mesa 36



10:00 a 11:00 hrs.



Presentación de los libros”Antología poética



de Cautivos por las Letras y las Artes”, de



escritores del CERESO I-Hermosillo, “Garabatos



de sueños y recuerdos” de Clara Luz



Montoya; “El beso escrito” de Elmer Tabanico;



“Brevísssimas” de Alba Brenda Méndez;



“Catarina Soñadora” de Mara Judith Abdala,



“Indignidad” de José Antonio Durand (D.F.



UNAM); “Evocaciones sonorenses” Alexander



Zanches (Panamá) y “Con la tinta del Alma



entre dos y tres” de Miguel Ángel Bonillas.







Mesa 37



11:00 a 12:00 hrs.



Presenta: Javier Ballesteros



Juan Enrique Ramírez Hernández



Juan Bañuelos







CEREMONIA DE ENTREGA



LLAVES DE LA CIUDAD DE GUAYMAS



A ELENA PONIATOWSKA



12:00 a 13:00 hrs.



César Adrián Lizárraga Hernández



Presidente Municipal de Guaymas







RECESO



13:00 a 15:00 hrs.







TRASLADO A HERMOSILLO



15:00 hrs.







LECTURAS EN EL CERESO 1



(HERMOSILLO)



Viernes 4



Mesa alterna



9:00 a 11:00 hrs.



Miguel Ángel Avilés (Hermosillo)



Jesús Chávez Marín (Chihuahua)



Alexander Zánches (Panamá)



Francisca Bracamontes (Imuris)



Christel Lucía Álvarez



Francisco Javier Espinoza



Kenia Pabely Santos Martínez



Andrea Karina Amavizca Félix (Cd. Obregón)



Alicia Hinojosa García (San Luis Río Colorado)



Miguel Angel Bonillas (Nacozari)



Clara Luz Montoya (Navojoa)



Elmer Tabanico (Querobabi)



Mara Judith Abdala (Benito Juàrez)



Manuel Alday



Alejandro Jiménez



Miguel Angel Duarte



Eduardo Molina



Jorge “Happy” Alegría



René Maytorena



Roberto Díaz



Francisco Arturo Torres



Mayra Tapia



Silvia Arvizu



María Cleotilde Sánchez González,



Candelario Peraza Valenzuela,



Francisco Arturo Torres García



(Colectivo Cautivos por las letras y las Artes).







PRESENTACIONES DE LIBROS Y REVISTAS



Lugar: Casa Gregorio



Ave. Sufragio efectivo y Garmendia



Centro Histórico







Miércoles 2



Crónicas Imaginarias de la cotidianidad, de



Gerson Gómez (CONACULTA y Dirección de



Cultura del Municipio de Santa Catarina)



Comentarios: Iván Ballesteros Rojo y el autor.



19:00 a 20:00 hrs.



Presentación de la revista de arquitectura



Paradise.



Comentarios del editor: Manuel Morales



“Momo”.



20:00 a 21:00 hrs.







Jueves 3



Historias mínimas,



exposición gráfica de Venecia López



Inauguración



19:00 hrs.



La ciudad antes del alba,



de Imanol Canayeda (FORCA)



Comentarios: Franco Félix y el autor.



20:00 a 21:00 hrs.







Viernes 4



Colección Lengua de Camaleón



(Editorial de la Universidad de Sonora)



Comentarios: Leonel López y autores.



19:00 a 20:00 hrs.



La noche estaba afuera,



de Alfonso López (Editorial Tres Perros)



Comentarios: Omar Bravo y el autor.



20:00 a 21:00 hrs.



Wednesday, June 02, 2010

Empiezan Horas de Junio

PROGRAMA GENERAL HORAS DE JUNIO 2010


Miércoles 2



Mesa 1

17:00 a 18:00 hrs.

Lourdes Galindo Ochoa

Jesús Enrique Noriega

Clara Luz Montoya

Abraham Mendoza (San Pedro El Saucito)

Miguel Ángel Bonilla

Elmer Tabanico



Mesa 2

18:00 a 19:00 hrs.

Ricardo “ Gorbach” Herrera Ruiz

William Esteban Leyva

Francisco Linalué Moreno (La Inalámbrica)

Isaac Palazuelos

Alán Inclán Campoy





Mesa 3

19:00 a 20:00 hrs.

Elisa Monsalvo (Esqueda, Sonora)

Paco Alonso

Clara Hilda Luz Monge

Selene Ramírez

Julia Melissa Rivas





Mesa 4

20:00 a 21:00 hrs.

Cristina Murrieta

Pascual Mora

Laura Delia Quintero



RECONOCIMIENTO A ISMAEL MERCADO ANDREWS



Mara Judith Abdala y Clara Luz Montoya (Lectura de obra de IMA)

Marco Antonio Soto Román (Editorial Unison)

Jesús Larios Gaxiola (Seminario de Cultura Mexicana)